La natalidad continúa descendiendo en China a pesar de las medidas adoptadas

Según una nueva investigación realizada por la Oficina Nacional de Estadísticas de China, la natalidad continúa descendiendo a pesar de las medidas adoptadas. Si se mantiene la tendencia, las consecuencias serán graves para el país, por ello, es posible que a lo largo de este año se aprueben nuevas medidas para frenar el descenso.

Natalidad en China

A finales del pasado mes de noviembre podíamos saber que la tasa de natalidad en China seguía cayendo según datos de la primera mitad del año 2018. Las nuevas políticas para incentivar la natalidad no sirvieron de mucho, por lo que se plantearon nuevas medidas para aumentarla, algunas ya se han adoptado, como abolir las oficinas de planificación familiar, pero otras están en el tintero, como la medida que obliga a las parejas a que paguen una tasa si se tiene menos de dos hijos, eliminar completamente el control de natalidad, ofrecer incentivos a las parejas para que tengan más hijos, etc.

Ahora se conocen los datos completos del año 2018 y la situación no ha cambiado, la natalidad continúa descendiendo en China a pesar de las medidas adoptadas que persiguen alentar a las parejas para que tengan más hijos. Recordemos que en 2016 se permitió a las parejas que tuvieran dos hijos en lugar de uno sólo como marcaba la política del hijo único, algo que se ha demostrado que no ha servido de nada. Los expertos comentan que se trata de una tendencia a largo plazo que está impulsada por la creciente prosperidad de la población y la preocupación por lo que cuesta criar un hijo.

Sobre el descenso de la natalidad, este es más acusado en algunas regiones y ciudades, incluida la capital del país (Beijing), donde la tasa de hijos ha bajado del 9’06 por cada 1.000 personas en 2017, a 8’24 hijos por cada 1.000 personas en 2018. La misma tendencia se observa en Shanghái, donde la natalidad se redujo del 8’1 en 2017 al 7’2 en 2018. Por provincias, destaca Liaoning, donde el éxodo de jóvenes hacia las grandes ciudades ha provocado la caída de la natalidad y también de la tasa poblacional.

En 2018 China registró 15’23 millones de nacimientos, lo que supone una caída de 2 millones de nacimientos respecto a los datos de 2017, siendo, además, la segunda caída anual consecutiva, según informa la Oficina Nacional de Estadísticas del país. Otro dato es la caída de la tasa de matrimonios, una caída gradual y constante, aunque no tan significativa como la caída de la natalidad. Irremediablemente esto conduce al envejecimiento de la población y a problemas en el reemplazo generacional, por ello, en una sesión del parlamento del país se ha pedido la introducción de medidas radicales que aumenten el número de nacimientos.

Según los expertos en política social, la población de China alcanzará los 1.400 millones de habitantes en 2029, posteriormente se iniciará un descenso imparable que podría reducir la mano de obra que resulta tan necesaria e indispensable para la economía del país, en unos 200 millones de personas para el 2050. Los expertos comentan que las pensiones, el sistema sanitario, los servicios sociales, etc., se encontrarán bajo una gran presión, ya que habrá unos 400 millones de personas mayores de 60 años y una fuerza laboral limitada para mantener el sistema.

La natalidad cae en muchos países del mundo y es el fruto de una conjunción de motivos, China está decidida a frenar la caída, por lo que seguramente, a lo largo de este año se introducirán medidas y probablemente alguna no sea del agrado de la población. Podéis conocer más detalles de la noticia a través de este artículo publicado en China Daily.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...