La lactancia materna juega un papel muy importante en el microbioma del bebé

Una nueva investigación sobre la lactancia materna revela que hasta el 40% de las bacterias beneficiosas que forman parte del microbioma del sistema digestivo del bebé, proceden de la leche materna y de la piel del pecho que rodea los pezones. Los resultados son parte de la respuesta a cóo el bebé adquiere un microbioma saludable que juega un papel muy importante en los procesos digestivos y en el sistema inmunológico.

Microbiota infantil

La lista de beneficios que obtiene el bebé al disfrutar de la lactancia materna es muy amplia, pero cada cierto tiempo se realizan nuevos descubrimientos que permiten engrosar aún más esta lista. Hoy conocemos una investigación desarrollada por expertos de la Universidad de California de Los Ángeles (Estados Unidos), en la que se concluye que la lactancia materna juega un papel muy importante en el microbioma del bebé, siendo responsable de la aportación del 27’7% de las bacterias beneficiosas que habitan el tracto intestinal.

A esto hay que sumarle un 10’4% adicional que procede de la piel del pecho de la madre, por lo que en realidad estaríamos hablando de una aportación de un 40%. Desde hace tiempo se sabe que la leche materna contribuye en la maduración del sistema digestivo gracias a las sustancias que están presentes en ella, como la insulina y la leptina, juegan un papel importante en la formación de una flora intestinal saludable. Con los resultados de este nuevo estudio se puede decir que la lactancia materna proporciona bacterias beneficiosas y además ayuda a su proliferación.

Pero hay más, parece ser que tras la introducción de la alimentación sólida, si el bebé sigue disfrutando de la lactancia materna, el microbioma seguirá beneficiándose de este alimento, lo que se traduce en una población bacteriana de calidad que proporcionará un mejor estado de salud a los pequeños. Tras el nacimiento, las bacterias beneficiosas que proceden de la madre y del medio ambiente colonizan el sistema digestivo del bebé, estas colonias contribuyen en la digestión y el desarrollo del sistema inmunológico. Pero hasta la fecha, los investigadores no entendían bien los mecanismos que favorecen el establecimiento de una colonia bacteriana saludable.

Esta nueva investigación identifica uno de los mecanismos responsables de la formación del microbioma, siendo la leche materna un elemento muy importante en su formación. Los expertos comentan que la leche materna es un alimento sorprendente que, a través de la evolución, se ha convertido en un elemento fundamental para brindar al bebé un sistema inmunológico que le proteja.

En el estudio se analizaron los datos de 107 madres y sus respectivos bebés que estaban siendo alimentados con leche materna. Durante el primer año se tomaron muestras de leche y muestras de los microorganismos establecidos en la piel que rodea los pezones, posteriormente se realizó un análisis comparativo para evaluar qué bacterias eran compartidas por madres e hijos. Sobre las bacterias presentes en la leche materna parece que no se sabe a ciencia cierta su origen, pero se baraja la hipótesis de que puedan proceder del sistema digestivo de la madre, esto es algo que se deberá seguir estudiando.

La investigación no se realizó con bebés alimentados con leche de fórmula para determinar cómo adquieren el microbioma, hubiera sido interesante contar con los datos para poder realizar comparativas. El trabajo es interesante y abre la puerta a nuevas investigaciones para seguir descubriendo el rol que juega la lactancia materna en el desarrollo del bebé. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica JAMA Pediatrics.

Foto | Yachichurova

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...