La exposición al plomo vuelve a los niños violentos

La exposición a cualquier agente contaminante tiene un efecto directo sobre la salud de las personas, sobre todo si se trata de niños, como en este caso, que se ha descubierto que los pequeños que viven en ambientes contaminados con plomo tienen altas probabilidades de volverse individuos sumamente agresivos al ir creciendo, sobre todo en la adolescencia y al volverse jóvenes adultos, dado que se trata de un mineral que se va depositando en el organismo a lo largo del tiempo y que puede generar severos trastornos neurológicos.

Todo esto se pudo saber gracias a las advertencias del presidente de la ONG Vida, Arturo Alfaro, especialista en gestión ambiental, en base a información obtenida de diversos estudios clínicos que fueron realizados en Estados Unidos y que certifican de forma confiable que en gran número de personas agresivas y delincuentes recluidos en las cárceles provienen de zonas y lugares que se han visto afectados por la abundancia de contaminación ambiental por minerales entre los que destaca la presencia de plomo.

En palabras del autor de la investigación:

“Hay información clínica que comprueba la relación entre contaminación por plomo y las conductas agresivas. Ese mineral afecta el coeficiente intelectual y el sistema nervioso y neurológico, generando comportamientos negativos”.

El especialista se encuentra convencido completamente de que los altos porcentajes de adolescentes que tienen malos estilos de vida, que fuman, se drogan o cometen delitos, forman parte de pandillas callejeras y son peligrosos para la sociedad en general, son en realidad víctimas de una contaminación latente que sigue afectando inclusive a miles de otros niños en proceso de desarrollo. El plomo por ende influye en los altos niveles de violencia juvenil que se registran en algunos sectores, producto de una exposición permanente desde la infancia temprana.

Los niños que son afectados por el envenenamiento por plomo pueden entonces convertirse luego en personas hiperactivas, ansiosas o sumamente nerviosas, con problemas para controlar sus temperamentos, por lo que con el tiempo van adoptando conductas cada vez más violentas y negativas al llegar a la adolescencia y encontrarse con el cambio hormonal que se experimenta en esa etapa de la vida. En Callao alrededor de 80 mil personas viven en ambientes afectados por el plomo, mientras ocurre lo mismo en otras localidades como La Oroya, territorio peruano.

El especialista agrega:

“Se podría hablar de 200 mil personas perjudicadas por la contaminación de plomo en las ciudades. Y en toda la ruta, desde el centro del país hacia el Callao por la Carretera Central, quizá un millón de peruanos porque el transporte del mineral no se realiza en las condiciones adecuadas”…“Es recurrente que cuando llegan a la adolescencia se convierten en agresivos, pleitistas y delincuentes. Eso es por el plomo que dejan los camiones en las pistas o los almacenes ubicados muy cerca de nuestras casas”.

Vía | Terra
Foto | ISC Junior

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...