La depresión materna puede afectar el desarrollo del lenguaje del bebé

Desde hace tiempo se sabe que los casos de depresión materna tienen una repercusión directa sobre los hijos, tanto durante el período de gestación como luego del nacimiento, ya que los niños tienen un estrecho vínculo con sus madres y por eso pueden verse perjudicados. Recientemente se ha conocido que la depresión de la mujer y el suministro de una clase muy común de antidepresivos pueden influir en el niño alterando un período clave en el desarrollo del lenguaje de los bebés.

La información se ha obtenido gracias a un nuevo estudio realizado en conjunto por investigadores de la Universidad de Columbia Británica, la Universidad de Harvard y el Hospital Infantil de Columbia Británica. El resultado a demostrado que el tratamiento de la depresión materna con determinados inhibidores de la recaptación de serotonina puede actuar acelerando la capacidad de los bebés para sintonizar con los sonidos y familiarizarse con su lengua materna, mientras que en los casos en los que los cuadros depresivos no son tratados, este período de ajuste puede verse ralentizado.

La coautora Janet Werker, de la Universidad canadiense, indica:

“Este estudio es uno de los primeros en mostrar cómo la depresión materna y su tratamiento pueden cambiar el tiempo de desarrollo del lenguaje en los bebés”…”en este momento, no sabemos si acelerar o retrasar el desarrollo del lenguaje tiene consecuencias duraderas en la adquisición posterior del lenguaje, o si existen vías de desarrollo alternativas. Nuestro objetivo es explorar estas y otras preguntas en futuros estudios”.

Durante la investigación se hizo un seguimiento a tres grupos de madres con síntomas de depresión, a uno de los grupos se les indicó un tratamiento con inhibidores de la recaptación de la serotonina, en el segundo grupo las mujeres no tomaban medicación para tratar su depresión y en el tercer grupo las mujeres habían superado sus problemas y ya no manifestaban los síntomas depresivos.

Posteriormente los especialistas midieron los cambios en la frecuencia cardíaca y el movimiento de los ojos ante los sonidos y las imágenes en video de lenguas nativas y no nativas, para luego calcular el desarrollo del lenguaje de los bebés en el vientre materno a las 36 semanas de embarazo.

“Los resultados destacan la importancia de los factores ambientales en el desarrollo del bebé”.

Vía | ABC
Foto |  Andrea Guerra de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...