La contaminación de la leche de fórmula de Lactalis podría haberse producido durante años

Según el CEO de Lactalis, es posible que la contaminación de la leche de fórmula de Lactalis se haya producido durante años, se relacionan casos de salmonella detectados en el año 2005 con los casos del año 2017, pero lo que sorprende es que los análisis realizados en laboratorios independientes durante años no detectasen nada.

Leche de fórmula contaminada

Lactalis uno de los grupos lácteos más grandes del mundo podría haber estado comercializando leche de fórmula contaminada con salmonella durante años, así lo cree Emmanuel Besnier, el CEO de esta compañía. Recordemos que el escándalo se dio a conocer el año pasado, cuando se detectaron los casos de bebés infectados por salmonella, esta compañía tuvo que retirar millones de unidades de leche de fórmula en Francia y otros países que se producían en una factoría ubicada en Craon.

¿Por qué se llega a esta conclusión? Repasando sucesos anteriores, se ha detectado que la misma cepa de salmonella que ha causado esta crisis, también fue responsable de algunos casos de infecciones en el año 2005, considerando la posibilidad de que la fuente de estos casos y de otros que aparecieron posteriormente, fuera la misma fábrica de Craon. Claro, que en aquella época Lactalis no era propiedad de la fábrica, pertenecía a Celia, marca que ahora es de la compañía.

El CEO afirma que no se puede descartar que durante más de una década, algunos bebés hayan estado consumiendo leche de fórmula contaminada con la bacteria. Según los informes del Instituto Pasteur de Francia, más de 200 bebés habían sido infectados con Salmonella desde el 2005, pero es posible que aparezca algún caso más. Recordemos que el escándalo de finales del 2017 provocó el cierre de la planta de Craon y la retirada de los lotes de riesgo, sin embargo, se siguieron comercializando por parte de algunas cadenas que sabían que la leche debía ser retirada.

La compañía ha retirado más de 12 millones de productos en 83 países, pero como ya hemos comentado, aún a día de hoy existe la posibilidad de que algunos lotes sigan estando disponibles en algún país, ya que Lactalis exporta sus productos a docenas de países en Europa, África y Asia, preocupando especialmente la disponibilidad en países en vías de desarrollo. Lo cierto es que las consecuencias podrían haber sido mucho mayores, ya que cientos de millones de cajas se han visto afectadas y varios cientos de miles de toneladas de productos han sido enviados a más de 80 países, este volumen implica que las víctimas podrían haber sido mucho más numerosas.

Lactalis no descarta que los bebés tomaran leche contaminada desde 2005, lo que implicaría a la marca Celia, su antiguo rival, pero también pone en tela de juicio los controles de calidad y las pruebas de laboratorio realizadas por Lactalis durante todos estos años. Claro, que en este caso, el CEO de la compañía argumenta que los controles sanitarios de sus productos estaban en manos de “un grupo externo de referencia”, cuestionando la fiabilidad de los procedimientos que llevaban a cabo, de hecho, es incomprensible que este laboratorio no detectase nada en los 16.000 análisis que se realizaron a lo largo del año 2017.

El principal responsable es Lactalis, a nuestro juicio, no tiene valía argumentar que los análisis los realizaba un laboratorio independiente, la compañía era la responsable y debería haber orquestado controles de seguridad más precisos, por ejemplo, contar con un segundo análisis realizado por otro laboratorio. Tampoco tiene sentido citar a Celia, en el momento que Lactalis asumió el control de su competencia, como explican aquí, se convirtió en responsable de todo lo que pudiera ocurrir. En definitiva, esperemos que a raíz de este escándalo, la UE prepare una legislación más estricta para garantizar que los productos de las empresas de alimentación de bebés sean completamente seguros.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...