La brutalidad policial con los niños en Estados Unidos es más habitual de lo que parece

Hoy conocemos otro nuevo caso de brutalidad policial con los niños en Estados Unidos, en el vídeo podéis ver a una niña de 11 años que es reducida de forma brutal por un agente de policía, su delito es haber cometido alguna travesura absurda que no merece el trato que la niña ha recibido.

Abiuso de fuerza de la policía con los niños

En los últimos años hemos conocido varios casos de detenciones de niños en Estados Unidos, uno de los últimos fue el pasado mes de septiembre en Orlando (Florida), una niña de seis años fue detenida y esposada porque dio una patada a una empleada de su colegio concertado y se le acuso de un delito de agresión. Otros casos son muy llamativos, como el de un niño autista de 10 años que también fue arrestado por un delito de agresión y por un comportamiento inapropiado en el colegio.

Pero, parece ser que lo cierto es que la brutalidad policial con los niños en Estados Unidos es más habitual de lo que parece, hay muchas grabaciones que muestran que los oficiales de policía ejercen una fuerza excesiva y profieren un trato que no hace honor a lo que supuestamente representan. Hoy conocemos uno de estos casos, se trata de una grabación en la que se ve perfectamente cómo actúa un policía con una niña de 11 años, cuyos delitos son pequeñas y absurdas travesuras, como retirar un letrero pegado en una puerta o tomar varios botellines de leche en la escuela, entre otras.

En el vídeo podéis ver al oficial de policía del Departamento de Policía de Farmington (Nuevo México, Estados Unidos), sobre la niña que no deja de llorar y le pide que la deje ir, el oficial trata de forzarle los brazos mientras la golpea contra el suelo, parece que tiene la intención de ponerle las esposas. El policía le grita a la niña que no se resista y ella replica que no se está resistiendo y que se quite de encima suyo porque le está haciendo daño, pero el policía ignora las súplicas.

El forcejeo es tal, que incluso otros funcionarios de la escuela se acercan y le dicen al policía que está utilizando una fuerza excesiva y que debería dejarla ponerse en pie, uno comenta “la niña no es una amenaza para usted”, pero el policía contesta que no se está excediendo,, mientras sigue sobre la niña y presionándola contra el suelo.

Como cabría esperar, el incidente indignó a la población y el Departamento de Policía de Farmington anunció medidas disciplinarias contra el policía, además, el fiscal general de Nuevo México anunció que investigaría el hecho. A raíz de este incidente, los grupos de derechos civiles y defensores de la educación, llamaron la atención sobre cómo la presencia de las fuerzas del orden público en las escuelas puede afectar negativamente a los estudiantes y en especial a los de raza negra.

Todo esto ocurrió, según leemos aquí, el pasado mes de agosto, tras las investigaciones oportunas se ha demostrado la brutalidad policial y el agente ha tenido que presentar su renuncia. Como decíamos, los abusos de la policía en los colegios son cada vez más habituales y con niños y niñas de cualquier edad, quizá Estados Unidos tenga que replantear otro tipo de seguridad en las escuelas y con una formación adecuada.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...