La AEP manifiesta su preocupación por el impacto del tabaquismo en la salud infanto-juvenil

Hoy se celebra el Día Mundial Sin Tabaco, y con motivo de esta celebración, la AEP manifiesta su preocupación por el impacto del tabaquismo en la salud infanto-juvenil y ha anunciado una peculiar campaña que tiene como propósito concienciar a los padres y ayudarles, en la medida de lo posible, a dejar de fumar o, al menos, a fumar en espacios donde no suponga un riesgo para la salud de niños y adolescentes.

Día Mundial sin Tabaco

La Asociación Española de Pediatría (AEP) ha manifestado su preocupación por el impacto del tabaquismo en la salud infanto-juvenil con motivo del Día Mundial Sin Tabaco que se celebra hoy. A fin de dar otro paso para intentar concienciar a los padres sobre los riesgos del tabaco y que dejen de fumar en su casa y vehículo, se ha puesto en marcha una nueva campaña con la que lograr este objetivo.

La AEP advierte que el 50% de la infancia y la adolescencia de nuestro país está expuesta al humo del tabaco ambiental en espacios en los que, en teoría, deberían estar más seguros, como es el hogar, la escuela, los espacios de juego y ocio o los vehículos de los padres. Esta exposición al humo del tabaco provoca un aumento del riesgo de sufrir enfermedades respiratorias, déficit de funciones cognitivas, asma y otros problemas de salud. Por ello, se inicia esta nueva campaña concienciando a los padres fumadores, para que eviten ese aumento de riesgo para sus hijos.

La campaña es singular, los pediatras van a distribuir en sus consultas un certificado de compromiso que deberán firmar los padres que fuman delante de sus hijos, prometiendo que los mantendrán libres de humo en los espacios antes mencionados. Ese certificado deberá ser colgado en un sitio visible, ya que será un modo de recordar a los padres el compromiso que han adquirido con sus hijos. Quizá sean pocos los padres que realicen un intento firme y serio para dejar de fumar o, al menos, de adoptar medidas para que sus hijos no sufran las consecuencias del humo ambiental, pero aunque sean pocos, es un paso más en la lucha contra el tabaco.

Merece la pena retomar la lectura de este post en el que hablábamos del tabaquismo de tercera mano, término que hace referencia a los elementos tóxicos producidos por el humo del tabaco que se depositan en cualquier superficie junto al polvo. Se trata de elementos tóxicos como los metales pesados y unas once sustancias químicas cancerígenas que se desprenden poco a poco de donde están adheridas y cuyas principales víctimas son los niños. Este humo de tercera mano es una contaminación residual persistente, que no desaparece, aunque se ventile el coche o el hogar, manteniéndose incluso meses. Con esto queremos decir que no vale fumar cuando no están los niños y después ventilar el espacio, el riesgo se mantiene.

Según los expertos, las soluciones pasan por dejar de fumar o salir a la calle a fumar como las medidas más efectivas para evitar el riesgo para niños y adolescentes. Sobre el coche, aunque se abran las ventanas, como ya hemos comentado, los tóxicos del tabaco se depositan adhiriéndose a asientos y a cualquier lugar del interior del vehículo, ya que dado que el espacio es más reducido, la concentración de los elementos tóxicos puede ser mayor.

Tabaco de tercera mano

A continuación, os transcribimos una serie de datos sobre el tabaco proporcionados por la AEP:

El 50% de los niños, niñas y adolescentes de España están expuestos a humo ambiental de tabaco en los lugares donde deberían estar más seguros: el hogar, automóvil, zonas de juego, escuela y espacios de ocio.

Los adolescentes 14-18 años han fumado en el último mes 27%, un poquito más las niñas, Y el 20% han probado los cigarrillos electrónicos. Un 26% de los adolescentes también ha consumido cannabis en el último año.

El tabaquismo genera un impacto económico negativo en las familias. Además, fuman más las familias pobres. Supone una pérdida anual de 800 a 2500 € al año en las familias, el tabaquismo contribuye para llevar a las familias a un círculo vicioso de pobreza.

El 88% de los adultos fumadores diarios iniciaron su adicción en la etapa infanto-juvenil. La mitad de ellos morirá de enfermedades relacionadas con el tabaquismo.

Muchas de las enfermedades crónicas del adulto relacionadas con el tabaquismo ya estaban presenten de forma subclínica en la etapa pediátrica.

El tabaquismo (activo o pasivo) es una enfermedad crónica prevenible y más fácilmente tratable, en la etapa pediátrica que en la de la medicina adulta, cuando la adicción está establecida.

La lucha contra el tabaco es complicada para quienes fuman, pero poniendo en una balanza pros y contras, y teniendo presente cada día los resultados, se puede, poco a poco, eliminar este hábito nocivo que perjudica al fumador y a su entorno más querido.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...