Italia obliga a integrar un sensor antiolvido en las sillas de coche infantiles

Italia obliga a integrar un sensor antiolvido en las sillas de coche infantiles mediante una ley, con ello se espera acabar con los casos de olvido de niños en el interior de los vehículos. Desde 2018, en Italia han muerto ocho menores por esta razón, el sistema antiolvido pretende acabar con este tipo de desenlaces.

Sistema antiolvido en las sillas de retención infantil

Hace unos días entró en vigor una nueva norma del Ministerio de Transporte de Italia en la que se obliga a integrar un sensor antiolvido en las sillas de coche infantiles, con ello se evitará que un menor se quede olvidado en el coche y corra el riesgo de fallecer por un golpe de calor u otra circunstancia. Esta norma fue aprobada el pasado mes de septiembre en el Senado italiano, modificándose el artículo 172 del Código de Carreteras, que rige el uso de cinturones de seguridad y sistemas de retención infantil, pero había que esperar a que se emitiera el decreto ministerial.

Se trata de un sensor antiolvido similar a algunos de los que hemos hablado en Pequelia, por ejemplo, la tecnología SensorSAFE presentada en 2015, o Chicco BebèCare presentado este año. Cuando los padres se alejan del coche estando el niño o la niña en el coche, se activa una alarma que alerta los progenitores de la presencia del pequeño en el vehículo. Hay que decir que no se habla de periodo de transición, su instalación es obligatoria y se multará a los conductores que no lo instalen con una penalización de cinco puntos en el carné de conducir y una sanción económica.

El Gobierno Italiano subvencionará con 30 euros la adquisición del dispositivo de seguridad que será obligatorio para sillitas para menores de cuatro años de edad y cuyo coste se establece entre 50 y 100 euros, pero hay que decir que esta subvención sólo prevé cubrir las necesidades de una cuarta parte de todos los niños y niñas que viajan en coche. Quizá, para ser más justo el Gobierno debería haber buscado una fórmula que permitiera proporcionar la subvención a todos los padres, llegando a un acuerdo con las marcas de coche y los fabricantes de sillas de retención infantil.

La medida se introduce como consecuencia de los casos de olvido de niños y niñas en el coche, como el caso de un niño de dos años que se quedó encerrado cuando el padre se fue a trabajar, tras varias horas al sol el pequeño falleció irremediablemente por las altas temperaturas registradas en el interior del vehículo. Recordemos que, aunque la temperatura exterior sea sólo de 20º C grados y no parezca sofocante, en el interior de un coche se puede llegar a alcanzar una temperatura de 40º C, si la temperatura exterior alcanza los 25º C, en el interior del coche se llega a los 50º C, en pleno verano con temperatura de 30º C o más, el calor resulta imposible de resistir, incluso con las ventanillas bajadas.

Este año, en otros países como Estados Unidos, se presentó un proyecto de ley en el que se obligaría a los fabricantes de automóviles a instalar en todos los vehículos un sistema de alerta para evitar este tipo de olvidos, algo que en la UE también se debería haber puesto en marcha. Del mismo modo que se instalan airbags y otros sistemas de seguridad, un sistema antiolvido de menores no resulta complicado de integrar y mucho menos caro, según lo explicado aquí.

Como decíamos, la Unión Europea debería adoptar esta medida para que fuera una norma europea, igual que lo son otros elementos de seguridad de los vehículos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...