Indican que los bebés alimentados con fórmulas lácteas se enferman más

Desde siempre se ha hablado mucho sobre los métodos de alimentación que se le ofrecen al niño desde el momento de su nacimiento, si bien todos comprenden que la lactancia materna es la mejor de las opciones, hay muchos que por diversas cuestiones siguen optando por nutrir a sus bebés con fórmulas lácteas, pero al parecer esta segunda alternativa no parece ser del todo conveniente en la opinión de algunos profesionales de la salud.

Los especialistas concuerdan en que al alimentar al bebé con leche materna se le están brindando valiosos anticuerpos que les permiten desarrollarse y crecer de forma mucho más sana, algo que no ocurre en los bebés que se alimentan con fórmulas lácteas, por eso no será extraño que estos niños tengan una facilidad mayor a la hora de enfermarse, algo que ha sido demostrado en una variedad de pruebas científicas.

Una cosa nada tiene que ver con la otra, y por eso los expertos recomiendan a las familias que alimenten a sus bebés con leche materna por lo menos durante sus primeros meses de vida ya que es un momento clave en el que se produce el mayor crecimiento del ser humano, algo que destaca por ejemplo la doctora María José Aguilar Borbolla, delegada estatal del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, en México.

Si bien el mercado ofrece una gran variedad de fórmulas lácteas especialmente desarrolladas para ofrecer una alimentación con los mismos nutrientes que la leche materna, la realidad es que no provocan en el desarrollo de los bebés los mismos pilares fundamentales de desarrollo óptimo. No podemos dejar de mencionar que la nutrición del niño comienza en el vientre materno ya que en principio recibirá todo lo que la madre coma y es por eso que las mujeres deben tener una buena alimentación durante todo el proceso.

Luego del nacimiento lo ideal es que el niño reciba la leche materna como el primero de sus alimentos, y debe ser de forma exclusiva por lo menos durante los primeros seis meses o el primer año de vida, posteriormente muchos especialistas coinciden en pensar que no es mala idea combinar la dieta con las leches de fórmula antes de comenzar a incorporar los alimentos sólidos.

“Es ideal que un nutriólogo y un pediatra supervisen la alimentación del niño, así como verifiquen su peso, talla y crecimiento”.

Vía | oem
Foto |  LizaWasHere

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...