Hipertensión arterial atenta contra la salud de niños obesos

Expertos en salud han advertido que los niños obesos que llevan estilo de vida sedentarios son sumamente propensos a desarrollar hipertensión arterial sistemática durante la infancia.

Los expertos en salud no toman descanso a la hora de advertir sobre los riesgos graves de salud que enfrentan todos los niños que presentan problemas de peso extra u obesidad, todo lo que se puede combatir cambiando los hábitos de vida sedentarios y comenzando a realizar actividad física que los ponga en forma, junto con una dieta equilibrada lejos de la comida chatarra.

Tanto niños como adolescentes que llevan un estilo de vida poco sano y fomentan el estrés tienen el riesgo de sufrir de hipertensión arterial sistemática, lo que puede generar graves problemas circulatorios y enfermedades cardiovasculares, siendo una enfermedad degenerativa que puede inclusive llegar a ser fatal para los pequeños.

Expertos en cardiología confirman que se trata de una enfermedad que sufren también los niños y los adolescentes y no solamente los adultos, como se pensaba hasta el momento, algo que ocurre a causa del estilo de vida que se acostumbra llevar hoy en día, muy poco sano.

Sobre el asunto, Samuel Justiniano Cordero, experto en cardiología preventiva y rehabilitación del IMSS, ha indicado que lo que aumenta el peligro es que en la mayoría de los casos los niños y adolescentes no son llevados a tiempo a la consulta médica, sino hasta que el mal ya está muy avanzado, ya que sus padres desconocen que esta enfermedad puede afectar a sus hijos.

“en las últimas dos décadas la salud de las personas se ha deteriorado a consecuencia del estrés, la mala alimentación y el sedentarismo que han provocado que los factores de riesgo cardiovasculares, entre ellos la hipertensión, se hayan incrementado en forma exponencial”…“El rango varía de acuerdo al peso, altura y edad de cada persona, aunque se podría establecer como normal hasta 130/80”…“el aspecto emocional y psicológico, vivir en las grandes ciudades, en un momento de mucho estrés, también pueden aumentar la frecuencia cardiaca y la presión arterial”.

Los niños pueden ver agravado su mal si consumen en exceso embutidos, comida chatarra, alto contenido de sal, alimentos en conserva o con alta concentración de grasas saturadas. La mejor forma de hacerle frente a este problema es con la prevención, sin lugar a dudas, y esto significa establecer condiciones alimenticias saludables en el hogar lo antes posible.

Los niños deben ser regulados en alimentación y actividad física por sus padres, ofreciendo alimentos saludables y la posibilidad de ejercicio de forma frecuente, eliminando a su vez la tentación hacia productos que pongan en riesgo su salud, con el objetivo de disminuir la posibilidad de que contraigan el mal y las posibles consecuencias de crecer enfermos.

Vía | Norte Digital
Foto | hoyasmeg

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...