Fabricantes de alimentos infantiles acusados de explotar el deseo de los padres de alimentar bien a sus hijos

La Fundación Changing Markets ha elaborado un informe en base a una investigación realizada, en el que se acusa a los fabricantes de alimentos infantiles de explotar el deseo que tienen los padres de alimentar bien a sus hijos. Diferentes compañías son denunciadas por utilizar ingredientes innecesarios en las formulaciones infantiles para poder comercializarlas como Premium a precios más elevados.

Fundación Changing Markets

Hoy conocemos una denuncia realizada a través de una campaña de la Fundación Changing Markets en la que se acusa a diferentes fabricantes de alimentos infantiles de explotar el deseo de los padres de alimentar bien a sus hijos. Según la investigación llevada a cabo por esta fundación, empresas como Nestlé, Danone, Abbott y Mead Johnson Nutrition, comercializan productos que se basan en el deseo de los padres y no en resultados científicos, con el propósito de incrementar sus ventas y ganancias.

Changing Markets presentó un informe en el que aparecen analizados más de 400 productos de fórmula infantil para menores de 12 meses que se comercializan en 14 mercados diferentes. En estos productos se han detectado diferentes irregularidades, por ejemplo, que se agregan nutrientes a las formulaciones que resultan innecesarios, en un intento de imitar a la leche materna o de hacer ver que se incluyen en base a los últimos avances científicos realizados por la ciencia nutricional.

Con ello, los fabricantes envasan sus productos como si fueran Premium y los comercializan a precios más altos. Se venden formulaciones especiales para prevenir alergias, para prevenir el estreñimiento, para dormir mejor, etc., declaraciones que en la mayoría de casos no cuentan con el respaldo científico. A esto hay que sumar que los productos tienen pocas consideraciones de salud, sin embargo, se promocionan como alimentos Premium por los que merece la pena pagar más, algo que llega a los padres que están especialmente preocupados por la alimentación de sus hijos.

Por supuesto, a esta campaña ha contestado la industria (Special Dietary Foods Industries) asegurando que el sector ofrece los mejores productos en base a las últimas investigaciones científicas para proporcionar a los pequeños una nutrición de alta calidad, segura y apropiada para los bebés y los niños pequeños.

Comentan, además, que poner un producto en el mercado se ve afectado por muchos factores incluyendo el I+D, aspecto que se considera el núcleo de los productos que se lanzan al mercado, elaborados con los mejores ingredientes, de alto valor nutricional y mediante un riguroso proceso que va desde la recolección de las materias primas hasta la puesta de los productos en las estanterías de los puntos de venta.

Las empresas explican que sus productos son el resultado de rigurosas investigaciones médicas y científicas, siendo diseñados para ofrecer a los bebés los beneficios nutricionales que necesitan, en pro de un correcto desarrollo. La industria añade que tiene otras consideraciones en sus productos, como que estén debidamente regulados, que sean respetuosos con el medio ambiente, etc. Las formulaciones infantiles son uno de los sectores alimentarios rigorosamente regulados, con una legislación internacional y otra a nivel nacional, leyes que abarcan la composición, producción, etiquetado y comercialización, garantizando un uso seguro y efectivo de estos alimentos. La respuesta de la industria es extensa y podéis leerla a través de este comunicado (Pdf).

La Fundación Changing Markets denuncia que los mercados asiáticos son los que más sufren este problema a raíz del escándalo de la leche de fórmula del año 2008 por la adulteración con melanina. Los padres chinos están dispuestos a pagar más por productos que les inspiren confianza, esta preocupación es explotada por las empresas, que ofrecen a los padres productos para sus bebés supuestamente Premium sin que realmente lo sean, y además, a un precio significativamente más elevado. Basta con decir que en Europa la leche de fórmula más cara supone entre el 1% y el 3% del salario medio, en China supone el 40% del salario medio.

Esta organización considera que los fabricantes se están aprovechando en mayor o menor medida de los padres dependiendo del país, consideran que su estudio demuestra la situación descrita y que es hora de poner orden evitando que se especule y se haga negocio con los buenos deseos de los padres, a continuación os transcribimos el resumen del estudio que podéis consultar a través de este enlace (Pdf).

“Este informe deja al descubierto la falta de base científica bajo los productos de SLM que los fabricantes venden en los diferentes mercados. Los fabricantes lanzan constantemente nuevas leches de fórmula al mercado con varias reivindicaciones distintas. A menudo dicen que sus productos se basan en «los últimos avances en la ciencia de la nutrición». No obstante, la amplia variedad de productos en venta dentro de cada país y entre países y los esfuerzos de las empresas por promover productos premium caros, especialmente en los mercados asiáticos de alto crecimiento, pone en cuestión dichas reivindicaciones.

Nuestra investigación muestra que los fabricantes se comportan de manera muy diferente en mercados distintos, y que a menudo sus productos están más cerca de los de su competencia directa en el mismo mercado que a sus productos en otras partes. Existen pruebas de que tales decisiones se basan principalmente en investigación de mercado en lugar de en consideraciones científicas o de salud. Hemos identificado el uso muy sofisticado de investigación de mercado y de las redes sociales por parte de las empresas para estudiar las preferencias de los consumidores en esta área. Dicha investigación parece centrarse principalmente en la asequibilidad y la disposición de pagar por parte de los consumidores, y no hay justficación científica clara de las extremadamente grandes diferencias observadas en las marcas en cada mercado y también en las marcas entre países distintos.

Para los bebés no amamantados, es responsabilidad de los fabricantes y de las autoridades públicas de seguridad alimentaria asegurarse de que los sustitutos de la leche materna sean tan seguros y nutritivamente completos como sea posible, y que el desarrollo de tales productos se base estrictamente en la ciencia. Una nutrición adecuada de los lactantes y niños pequeños es crítica para mejorar la supervivencia infantil, promover un crecimiento saludable y para el desarrollo y la prevención de enfermedades más adelante en la vida. En lugar de promover una «innovación constante» con el fin de aumentar sus ventas, este informe hace un llamamiento para la reforma exhaustiva de las leches para lactantes vendidas por los fabricantes de SLM, de manera que solamente se vendan aquellas basadas en el asesoramiento científico inequívoco y en la más alta calidad de los ingredientes.

El informe también pide a las autoridades que se aseguren de que el marketing y la calidad e integridad nutritiva de los productos se verifiquen con regularidad, y que todas las reivindicaciones acerca de la salud que no cuenten con una justificación se retiren de los productos. Por último, los gobiernos deberían introducir y hacer valer legislación a nivel nacional que implemente por completo las resoluciones de la OMS y la AMS.”

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...