Etiquetas RFID para detectar cuando el pañal está sucio

Investigadores del MIT han desarrollado unas etiquetas RFID con las que se puede detectar cuando el pañal está sucio o húmedo, se trata de una tecnología muy económica que se podría integrar en cualquier tipo de pañal y puede llevar a cabo funciones muy interesantes para la mejora del cuidado de los bebés.

Pañales inteligentes

Llevar un pañal mojado o sucio hace que el bebé se sienta molesto y llore reclamando, en cierto modo, eliminar esa molestia, pero otros no parecen inmutarse, por lo que tienen más probabilidades de sufrir la irritación del pañal con todo lo que ello conlleva. Los pañales inteligentes son un producto que se ha desarrollado hace tiempo, lamentablemente integran una tecnología cuyo coste es elevado y esto es algo que investigadores del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) decidieron solucionar.

Los expertos han desarrollado unas etiquetas RFID para detectar cuando el pañal está sucio, basta integrar una de estas etiquetas cuyo coste es menor de 2 centavos de dólar (un céntimo de euro), para que cualquier pañal se convierta en un pañal inteligente. La etiqueta RFID (identificación por radiofrecuencia) se coloca debajo de la capa de polímero superabsorbente del pañal, cuando el hidrogel que forma esta capa está húmedo, este material se expande y se vuelve ligeramente conductor, lo suficiente como para activar la etiqueta para que envíe una señal de radio a un lector RFID instalado en el teléfono móvil o en el ordenador, para advertir a los padres sobre la necesidad de cambiar el pañal.

La investigación es interesante, ya que demuestra cómo el hidrogel del pañal puede convertirse en un detector de humedad y antena, elementos que emplea la etiqueta y que transforma los pañales desechables en un elemento tecnológico de bajo coste. Pero este es sólo un primer paso, ya que se plantea que, utilizando la misma tecnología se puede conseguir que este tipo de etiquetas de bajo coste puedan identificar problemas de salud como, por ejemplo, la incontinencia, síntomas de estreñimiento, etc. Los investigadores ven aplicaciones en el área sanitaria y concretamente en las unidades neonatales se facilitaría el trabajo a las enfermeras y podrían tener un control más eficiente de los bebés.

Hay que decir que esta tecnología también se puede utilizar en las personas mayores y, en general, en los pacientes de un hospital que están encamados. Con ello se podría prevenir con más eficacia irritaciones y erupciones de la piel, infecciones del tracto urinario, sea en menores o adultos, estas etiquetas serían más eficaces y podrían sustituir a los indicadores de humedad impresos en el exterior de un pañal, estos indicadores suelen cambiar de color cuando están mojados, pero es necesario retirar la ropa y comprobarlo visualmente, algo que no es necesario con una etiqueta RFID.

Algunas compañías han planteado utilizar una tecnología a base de sensores inalámbricos con conexión Bluetooth, conectados a unos dispositivos con baterías situados en el exterior de los pañales, a fin de poder contar con tecnología de largo alcance y transmitir la información a través de la red, pero este tipo de sistemas tiene un coste significativamente más elevado que ronda los 40 dólares (unos 37 euros). Las etiquetas propuestas por los expertos son muy económicas y desechables, se pueden imprimir de un modo similar a un código de barras, y facilitan la conexión del mundo físico con el mundo virtual.

Este tipo de etiquetado no requiere de baterías, la energía la recoge en forma de ondas de radio que reciben de los lectores RFID. Al recibir esta energía la etiqueta, se activa el chip que modifica las ondas de radio para enviar una señal al lector mediante ondas codificadas, básicamente es la misma tecnología que se utiliza en las etiquetas alimentarias. La idea es muy interesante, tanto por su coste como por su funcionalidad, la única pega que vemos es que la distancia de alcance de la emisión es de sólo un metro, lo que requiere estar cerca del bebé, pero este es un problema que se solucionará en breve.

Los expertos prevén utilizar un lector de RFID conectado a Internet colocado en la habitación del bebé, es decir, tener un detector de pañales sucios o mojados de forma permanente, que podría enviar avisos al teléfono móvil o al ordenador, facilitando que padres, cuidadores, etc., puedan saber en qué momento es necesario realizar el cambio de pañal. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la página del Instituto Tecnológico de Massachusetts.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...