Estudio demuestra que los bebés nacen con el sentido de la justicia

Todo el tiempo se sigue descubriendo nueva información al respecto de las capacidades de los niños desde el momento del nacimiento que demuestran que los pequeños son mucho más listos y perceptivos de lo que se pueda llegar a imaginar, ya que cuentan con sentimientos puros evidentes en situaciones cotidianas que pondrían a más de uno a pensar seriamente sobre sus propias actitudes ante la vida.

Recientemente un nuevo experimento realizado con marionetas ha podido confirmar el hecho de que los niños nacen con un fuerte sentido de la justicia, algo que según el caso se puede ir perdiendo como capacidad a medida que el individuo va creciendo, según opinan los expertos. El proceso gracias al cual se pudo advertir esta predisposición a ser justos desde edades muy tempranas se desarrolló en torno a la “relación” de los niños con un títere muy especial que interactuaba con ellos, manejado por un coordinador.

Tanto el niño como el títere debían jugar juntos utilizando cañas de pescar para y sacando diminutos cubitos de plástico que llevaban en su interior una moneda, todo dentro de una gran cubeta. Este cuadro de acción era básicamente un experimento psicológico que tenía el objetivo de medir el concepto humano de la justicia desde edades muy tempranas, ya que los participantes del proyectos eran niños de no más de 3 años de edad.

Durante el juego tanto el niño como la marioneta intentaban pescar estos cubitos con monedas como equipo, luego se los recompendaba con pegatinas especiales, una por cada moneda que habían conseguido durante el proceso, siendo ese el momento clave de todo el estudio ya que una vez que se les daban las preciadas pegatinas eran los niños (tanto varones como niñas) los que debían decidir cómo compartir su premio con su amigo marioneta.

Los expertos quedaron maravillados al descubrir que el ser humano a los tres años de edad es realmente justo ya que cuenta con la capacidad de recompensar según los méritos, ya que los niños les daban a las marionetas mayor cantidad de pegatinas como recompensa si ellos habían visto que habían “trabajado duro” reuniendo muchas monedas durante el juego, por lo que quedó en evidencia que este tipo de comportamiento sofisticado de retribución es una predisposición natural que los humanos traen con ellos desde el nacimiento.

Vía | Te Interesa
Foto | kypmbangi de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...