¿Es normal que tus hijos te mientan?

Los motivos de que un niño mienta pueden ser realmente graves

Si un niño miente, es por alguna razón

La mentira es un mal hábito que a nadie le gusta pero que todos en algún momento hemos recurrido a ella. Cuando somos padres el terror aparece cuando nuestros hijos dicen su primera mentira, comúnmente los niños empiezan a decir mentiras en edad preescolar, entre los tres y cuatro años, pero ¿es normal que mientan? ¿Les estás enseñando mal a tus hijos? Continúa leyendo para que estas interrogantes sean respondidas.

La mentira en la niñez

Cuando los niños comienzan a mentir nos demuestran que ellos entienden que cada persona tiene una mente diferente a la suya y que él puede influir en los demás, quizás pienses que estas son características de un pequeño diablillo, pero esto es normal y lo que refleja es que el niño posee funcionalidad ejecutiva y habilidades cognitivas sanas.

Sus mentiras suelen ser inefectivas y graciosas cuando son muy pequeños, ya que no se les da bien y se delatan al mentir. Pero cuando son un poco más grandes van comprendiendo cuáles son las cosas que la gente se puede creer y sus mentiras son más efectivas, no obstante al crecer el sentido de la moral se desarrolla también, haciendo que se sientan mal cuando mienten.

¿Que motiva a los niños a mentir?

Las motivaciones para mentir pueden ser diversas y también van cambiando con el tiempo, cuando tienen alrededor de dos a cinco años pueden mentir porque poseen una gran imaginación y no distinguen entre la realidad y su imaginación. También otra de los motivos más comunes para mentir es para evitar un castigo, para obtener un beneficio o para simplemente llamar la atención.

Pero cuando las mentiras aumentan de frecuencia y los niños poseen actitudes inapropiadas es necesario que busque ayuda profesional porque puede ser indicios de un trastorno de conducta.

¿Qué hacer cuando tus hijos mienten?

Aunque la aparición de las mentiras en el lenguaje de tus hijos es algo común es necesario fomentar una conducta de honestidad en ellos ya que esto forma adultos responsables. Para esto inculca la honestidad con beneficios y no amenazas. Es mejor hablarle de los beneficios de la honestidad.

También puedes enseñarles que deben tomar decisiones consientes y a hacerse responsables de ellas, de igual forma incúlcales que se acepte a pesar de sus errores para que no mientan para agradar a los demás, no los juzgues, pero disciplínalos, busca cual fue el motivo de la mentira para contrarrestar ese comportamiento en las próximas ocasiones.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...