En Francia los hijos podrán demandar a sus padres por publicar fotografías suyas en las redes sociales

En Francia, los padres van a tener más cuidado a la hora de compartir fotografías de sus hijos en las redes sociales, ya que en un futuro, sus hijos pueden demandarles por haber publicado esas fotografías, por haber violado su privacidad o haber puesto en riesgo su vida, por ello se podrían enfrentar a multas de hasta 45.000 euros y penas de un año de cárcel. Hay que tener en cuenta que esas fotografías pueden ser utilizadas por pedófilos y delincuentes con fines delictivos.

Redes sociales, riesgos

En Francia, si los padres publican fotos de sus hijos en las redes sociales pueden ser sancionados con una multa de 45.000 euros y ser condenados a un año de prisión, si las fotos publicadas son íntimas y no tienen su permiso, tal y como reza en la legislación sobre la privacidad en el país. Las autoridades del país galo lanzan esta advertencia para que los progenitores respeten la intimidad de sus hijos y dejen de compartir fotos consideradas íntimas, ya que podría darse el caso de que sus propios hijos les demanden por haber violado su privacidad o haber puesto en riesgo su vida.

Eric Delcroix, un experto en derecho y ética en el ámbito de internet, comenta que en pocos años, cuando los niños sean mayores, podrían llevar a sus padres a juicio por haber publicado fotografías de cuando eran pequeños. Un abogado especializado en temas relacionados con internet también comenta que la ley francesa obliga a los padres a proteger la imagen de sus hijos, por lo que estarían incumpliendo la ley al subir a redes sociales, como Facebook, fotografías de momentos que se pueden considerar íntimos. El abogado apunta algo que tiene sentido, en ocasiones se critica a los adolescentes por el comportamiento que tienen en internet, pero los padres no se quedan cortos.

Cierto es que se comparten fotografías de los hijos que son muy bonitas y que no suscitan el pensamiento de que se están compartiendo momentos íntimos, niños posando con un magnifico paisaje de fondo, pasándoselo bien pescando en un río o disfrutando de las atracciones de un parque temático entre otras. Pero en otras ocasiones se comparten fotografías que se pueden considerar vergonzosas para los protagonistas (los hijos) aunque a los padres no les parezca así, como por ejemplo un tropiezo y caída sobre una tarta de cumpleaños, errores en las prácticas deportivas, el primer baño y cientos de ejemplos más. Al cabo de unos años estas fotografías pueden ser la causa de que los niños puedan ser víctimas de acoso escolar, pueden ser el blanco de pedófilos, etc.

De hecho, la policía francesa lanzó recientemente advertencias sobre el problema de los pedófilos, éstos pueden buscar estas fotografías del primer baño de los niños. Por esta razón algunos padres decidieron borrar las fotografías de sus bebés desnudos subidas a las redes sociales. Facebook se ha pronunciado al respecto, baraja la posibilidad de que aparezca una notificación en la cuenta de los padres cuando estos compartan una fotografía de sus hijos, pero sin restringir sus opciones de privacidad. Esta es una medida inteligente, ya que no es la primera vez que se comparte una fotografía por error, de este modo habría una segunda oportunidad para rectificar y evitar su publicación.

Según explican aquí, la policía francesa ha colocado en su página de Facebook un mensaje de advertencia a los padres, «La publicación de fotos de sus hijos en Facebook no está exenta de peligros… Proteja a sus hijos!». la policía del país teme que muchas fotos terminen en manos de delincuentes y pedófilos que las pueden utilizar con fines delictivos. Dado que las redes sociales son relativamente jóvenes, es algo complicado decir cómo afectaría a los niños en un futuro que se compartan fotografías de sus momentos íntimos, pero lo que más preocupa es la seguridad de estos niños frente a problemas como los comentados, quizá por eso se haga hincapié en las multas y la pena de cárcel, para que los padres dejen de proporcionar material a pedófilos y delincuentes.

Algunos expertos comentan que en los próximos años se producirá una reacción violenta de muchos de estos niños cuyos padres están compartiendo sus momentos íntimos en la red, para ellos será duro saber que desde el día en el que nacieron su vida ha estado a disposición de los medios de comunicación sociales. Merece la pena reflexionar sobre este asunto, lo íntimo debe mantenerse en privado, hay que dejar a un lado el deseo de compartir y mostrar a todo el mundo esos momentos que sólo debería disfrutar la familia. Os recomendamos leer este artículo publicado en el periódico digital The Guardian.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...