En China se comercializa leche de fórmula con ingredientes caducados

En China no dejan de producirse escándalos relacionados con los alimentos infantiles, ahora se ha identificado a una empresa que comercializa leche de fórmula con ingredientes caducados, aunque este es sólo uno de los muchos fraudes que ha cometido en los productos de alimentación infantil que elabora. Este tipo de noticias no hacen más que consolidar la absoluta desconfianza que tienen los padres chino en los productos infantiles que se producen en el país.

Leche de fórmula en China

Desde que se produjo el escándalo de la leche infantil adulterada en China hace casi 10 años, recordemos que se trataba de leche que contenía melanina, un material o resina utilizada para la elaboración de tableros de madera, los padres chinos dejaron de confiar en los productos infantiles que se elaboran en el país. De hecho, empezaron a aumentar las importaciones de productos infantiles de otros países y a los padres no les importaba pagar más por ellos.

Esto provocó que cinco años después (2013) se pusiera en marcha una iniciativa por parte de varias agencias gubernamentales para que la leche de fórmula en China fuera sometida a todo tipo de controles a fin de recuperar la confianza de las familias y aumentar el consumo del producto nacional. Pues bien, han pasado 10 años y siguen produciéndose problemas, ahora se ha descubierto que en China se comercializa leche de fórmula con ingredientes caducados, otro varapalo para la confianza de los padres del país.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de China (CFDA) ha detectado dos lotes de leche de fórmula que contenían ácido docosahexaenoico (DHA) que se había producido en el año 2015 por la empresa Xinjiang Western Animal Husbandry, cuya fecha de caducidad vencía el pasado mes de abril del presente año. A esto hay que sumar que la empresa alteró los niveles de este ácido en nueve de los productos alimenticios infantiles que comercializa, lo que supone un grave incumplimiento de la ley de seguridad alimentaria.

Los inspectores encontraron, además, que la empresa tenía preparados otros productos lácteos con ingredientes caducados que estaban a punto de ser distribuidos en las tiendas, siendo incautados a tiempo. Los expertos chinos comentan que es necesario seguir trabajando para llevar a cabo una supervisión más estricta que permita que el mercado de la leche de fórmula infantil sea seguro, pero lo ocurrido será otro argumento que reafirmará la convicción de las familias para evitar a toda costa los alimentos infantiles chinos.

Parece que la empresa es todo un ejemplo de fraude al consumidor y violación de la seguridad alimentaria, ha llevado a cabo otras acciones como la de sustituir el aceite refinado de semilla de uva con aceite de soja y de maíz refinados, así como la inclusión de azúcar granulada con lactosa en sus productos.

En definitiva, el historial de escándalos alimentarios en China es muy largo y aunque se han realizado esfuerzos por mejorar la seguridad, es evidente que al país le queda un largo camino y, además, le va a costar bastante recuperar la confianza de los padres para que compren productos alimenticios fabricados en el país. En la actualidad, los padres de China son los principales consumidores del mundo que adquieren productos infantiles de otros países, algo que seguramente se mantendrá durante bastante tiempo.

Según explican aquí, si las empresas del país no aprenden de una vez la lección, pronto perderán la actual cuota de mercado, lo que supondrá un gran varapalo para esta industria.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...