Empiezan las sanciones en Nueva York por no vacunar a los niños contra el sarampión

Se han empezado a imponer sanciones en Nueva York a los padres que no han vacunado a sus hijos contra el sarampión, se trata de sanciones de 1.000 dólares anunciadas como parte del plan en el que se obliga a los habitantes de las zonas afectadas a que se vacunen contra la enfermedad para intentar contenerla.

Vacuna contra el sarampión

Hace unos días podíamos saber que en Nueva York se declaraba una emergencia de salud pública por el sarampión, una de las medidas que se adoptó era la de introducir la vacunación obligatoria contra la enfermedad, algo que nunca había ocurrido anteriormente en Nueva York. Recordemos que, según la nueva norma, si una persona no aporta pruebas de su inmunización o intenta evitar la vacunación, puede ser multada con 1.000 dólares.

Quizá algunos padres pensaban que esta medida era una amenaza y que no se llevaría a cabo, pues estaban bien equivocados. Ya han empezado a imponer sanciones en Nueva York por no vacunar a los niños contra el sarampión, concretamente, se han emitido citaciones a los padres de tres niños por no vacunar a sus hijos contra la enfermedad, siendo una violación de las directrices de la emergencia de salud que se ha impuesto en la ciudad a fin de poder controlar el brote.

Parece ser que los funcionarios de salud identificaron a tres niños que fueron expuestos al virus pero que no fueron vacunados, por eso ya son sancionados con 1.000 dólares, y si no responden a la citación u omiten la audiencia, la multa se duplicará. De momento, la situación no mejora, se ha ordenado la vacunación de quienes viven en los distritos afectados, principalmente las comunidades de judíos ultraortodoxos, pero el número de casos sigue creciendo y se han confirmado 359 casos hasta el pasado miércoles, lo que supone un aumento de 30 casos más con respecto a los datos del pasado lunes.

Obviamente esto se debe a que el período de incubación del sarampión es amplio y puede variar entre los 7 y los 21 días, por lo que se espera que el brote siga empeorando antes de que empiece a remitir. Lo importante es vacunarse cuanto antes, ya que es el modo de limitar la propagación y evitar que se prolongue el tiempo en el que la enfermedad pueda estar bajo control y remita.

De momento, responsables del Departamento de Salud analizan los movimientos de las personas que estaban infectadas y que eran potencialmente contagiosas, para saber donde han estado y con quién han interactuado, si se detectan niños no vacunados los padres se enfrentarán a la multa establecida. En su momento explicamos que probablemente algunos padres se opondrían a la obligación de la vacuna, ya que la actual legislación federal no obliga a la vacunación, explicamos esto porque un grupo de padres presentó la semana pasada una demanda en la Corte Suprema de Brooklyn a fin de paralizar la medida.

Estos padres comentan que es una orden ilegal y argumentan que no hay pruebas suficientes de una epidemia de sarampión o un brote lo suficientemente peligroso como para justificar la vacunación forzada. Parece que poco les importa poner en peligro la vida de sus hijos, claro, que eso no es lo que ellos creen, ya que consideran la vacuna más peligrosa que la propia enfermedad.

Seguramente en unos días tendremos nuevos datos sobre el número de vacunaciones y si se ha logrado frenar la propagación de la enfermedad. Podéis conocer más detalles de la noticia a través de la publicación digital Washington Post.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...