El virus Zika probablemente sea causante de una amplia variedad de anomalías congénitas

La OMS cambia su recomendación de esperar ocho semanas para concebir un bebé en el caso de que un miembro de la pareja haya vuelto recientemente de una zona susceptible de zika, ahora recomienda retrasar el embarazo hasta que se conozcan nuevos datos, pues se baraja la posibilidad de que el virus Zika sea causante de una amplia variedad de anomalías congénitas.

Virus zika

La infección por virus Zika en los seres humanos suele ser leve o asintomática, no ocurre lo mismo con los futuros bebés de mujeres embarazadas afectadas por la enfermedad, se puede citar por ejemplo la microcefalia o el síndrome de Guillain-Barré, entre otras enfermedades neurológicas. Esta relación provocó que la OMS declarara un estado de emergencia de salud pública a nivel internacional en el mes de febrero. A lo largo de los últimos seis meses el virus se ha expandido en otros países del continente americano y han aparecido casos también en Europa, de momento todos han sido casos importados, no autóctonos.

Ahora la OMS apunta que existen nuevas evidencias de que el virus Zika probablemente sea causante de una amplia variedad de anomalías congénitas en los bebés, por ello, está coordinando esfuerzos para definir el síndrome asociado a la infección congénita del virus. Se está trabajando para identificar las complicaciones que definen este síndrome y se pide a los expertos de otros países que se unan en este objetivo. La Organización Mundial de la Salud comenta que la propagación de este virus va a tener consecuencias para la salud a largo plazo de las familias, las comunidades y los países, cuyos sistemas de salud tendrán el desafío de cuidar a los niños que nazcan con las complicaciones provocadas por las anomalías congénitas.

Las evidencias existentes sumadas a los datos no publicados que se han compartido con la OMS, muestran una amplia variedad de anomalías congénitas asociadas a la acción del virus, se citan diferentes anomalías craneofaciales, irritabilidad, disfunción del tronco cerebral, espasticidad, dificultades de alimentación, alteraciones oculares, trastornos corticales, calcificaciones, etc. Se confirma que la gravedad es variable en cada caso, se han llegado a notificar anomalías neurológicas en bebés cuya circunferencia craneal era normal. Se han detectado casos en los que se sugiere que el virus afecta al sistema cardíaco, al sistema digestivo y al sistema genitourinario, estos son datos que todavía no se han publicado oficialmente ya que como en el caso de la microcefalia, deben ser confirmados al 100%.

Todas estas anomalías que se han observado y su probable relación causal con el virus, hacen que se baraje la posibilidad de la presencia de un nuevo síndrome congénito, por ello se ha puesto en marcha un proceso para poder definir el espectro de este supuesto nuevo síndrome, es decir, es posible que no se identifique en el embarazo la presencia de problemas como la microcefalia, pero pueden aparecer otros problemas como los antes indicados, lo que hace temer mucho más al virus. De hecho, la OMS ha recomendado a las parejas que viven en áreas en las que tiene presencia el zika, retrasar el embarazo, ya que es el único modo de evitar con garantías que pueda nacer un bebé con microcefalia u otras enfermedades neurológicas.

La OMS explica que se está llevando a cabo un estudio exhaustivo mediante el seguimiento prenatal y postnatal, sobre las manifestaciones clínicas asociadas al virus, con ello se pretende conocer exactamente el avance del virus y posteriormente se darán a conocer todos los resultados. Inicialmente el sistema de vigilancia que se estableció como parte de la respuesta al brote epidémico, prestaba sólo atención a los casos microcefalia, ahora la vigilancia se ha ampliado para incluir un espectro de malformaciones congénitas que podrían estar asociados con la infección intrauterina del virus Zika.

Sobre las parejas que desean tener un bebé, anteriormente se recomendaba esperar ocho semanas antes de la concepción en el caso de que uno de los miembros de la pareja hubiera vuelto de un país afectado por el virus. Ahora no se pone fecha y simplemente se recomienda retrasar el embarazo hasta conocer más datos. La OMS no especifica cuánto tiempo hay que esperar, sólo pide paciencia hasta que se tengan más conocimientos, esto hace sospechar que el problema es mucho más grave de lo que imaginamos. Estaremos atentos a los comunicados emitidos por la OMS, esperemos que no tarden mucho en mostrar el espectro y alcance de este síndrome congénito.

Foto | Conoferconifer

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...