El tratamiento prenatal con esteroides sería negativo en algunos bebés prematuros

Cuando se hacen las correspondientes pruebas de seguimiento en un embarazo y se descubre una inmadurez pulmonar en el feto hacia las 34 semanas de gestación, todo concuerda con que se esta frente a un caso de bebé prematuro, por lo que en la mayoría de los casos se comienza un tratamiento que contempla la administración de corticoides antenatales con la intención de prevenir complicaciones, pero lo cierto es que según nuevos estudios esa aplicación no sería capaz de reducir los problemas respiratorios en los recién nacidos, y que en todos los casos lo mejor es realizar una espera controlada para poder prolongar el tiempo de gestación al máximo.

La información se ha revelado gracias a un nuevo estudio realizado por el equipo de la doctora Beena D. Kamath-Rayne, del Centro Médico del Hospital de Niños de Cincinnati, en Ohio:

“No sólo la administración de esteroides no parece generar beneficio cuando se administra en el último período de prematuridad y el inicio del período (de nacimiento) a término, sino que nuestros resultados sugieren que en verdad sería dañino”.

Los esteroides utilizados de forma prenatal para prevenir las posibilidades de trastorno respiratorio en el recién nacido, conocido como enfermedad de la membrana hialina, en casos de prematuros nacidos antes de las 34 semanas está sumamente respaldado, lo que los especialistas ponen en duda es su utilidad en casos en los que los niños pasan las 34 semanas dentro del vientre materno. Durante la investigación se compararon resultados de un total de 362 neonatos que nacieron entre la semana 34 y la semana 38 de gestación tras una evaluación de maduración pulmonar fetal. Unas 184 mujeres que dieron positivo al control dieron a luz en un tiempo promedio de 1,7 días.

Dentro del grupo indicador de inmadurez pulmonar en el feto un total de 102 bebés se trataron con corticoides prenatales y el momento de su nacimiento fue en promedio 3,4 días después, mientras que las 76 madres restantes no atravesaron el tratamiento y en cambio se les hizo un seguimiento controlado sin esteroides, y sus niños permanecieron dentro del vientre un promedio de 10,9 días más.

Kamath-Rayne indica que los beneficios de este tratamiento solamente serían contemplados en casos de neonatos nacidos entre las semanas 29 y 34 de gestación:

“Recomendamos que si el parto es indicado debido a una condición materna o fetal antes de la semana 39 de gestación, luego de una evaluación cuidadosa de los riesgos para la mamá y el feto, el embarazo debería manejarse sin la introducción de una posible morbilidad adicional por la administración de corticosteroides antenatales hasta que haya más evidencia disponible de ensayos controlados y al azar”.

Vía | Publico
Foto | Crecer Feliz

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...