El SARS-CoV-2 puede estar presente en el semen tras el inicio de la fase de recuperación

Una investigación realizada en China concluye que el virus SARS-CoV-2 responsable de la pandemia de COVID-19, puede estar presente en el semen tras el inicio de la fase de recuperación. Este resultado plantea preguntas como si es posible la transmisión del virus en las relaciones sexuales.

SARS-CoV-2 en el semen

Desde que se produjo el brote de COVID-19, muchos investigadores han estudiado el virus tratando de obtener toda la información posible, sus características, su capacidad de transmisión, su supervivencia en distintas superficies y medios, la capacidad que tiene para afectar a diferentes órganos, etc. Como sabemos, la principal vía de contagio son las gotitas respiratorias suspendidas en el ambiente de quienes sufren la enfermedad, y también el contacto con superficies infectadas.

El virus SARS-CoV-2 causante de la pandemia que vivimos se ha detectado en el tracto gastrointestinal, en las heces, en la saliva, en las muestras de orina, pero hasta la fecha se sabía poco sobre su incidencia en el aparato reproductor. Pues bien, un grupo de investigadores chinos ha concluido que el SARS-CoV-2 puede estar presente en el semen tras el inicio de la fase de recuperación.

En la investigación debían participar 50 pacientes diagnosticados con coronavirus, pero sólo participaron 38, ya que 12 tenían disfunción eréctil debido a la gravedad de la enfermedad. Los investigadores procedieron a recoger muestras de semen de los 38 participantes, 23 de ellos se habían recuperado clínicamente, los 15 restantes se encontraban en una etapa aguda o crítica de la infección. Según el resultado de los análisis, se obtuvieron resultados positivos del virus en seis pacientes, dos de ellos estaban en el grupo de etapa crítica, otros dos en la fase de recuperación, y otros dos supuestamente estaban recuperados.

Los expertos comentan que se da el caso de que parece existir una inmunidad privilegiada de los testículos, ya que no afecta al aparato reproductor su presencia. Esto hace sospechar que se podría producir un contagio de la enfermedad por transmisión sexual, incógnita que todavía se debe desvelar. En el caso de que se constatara esta posibilidad, en los planes de prevención del contagio la transmisión sexual podría ser una parte crítica, por lo que sería obligatorio utilizar el preservativo para evitar el contagio. Claro, que el descubrimiento abre nuevas vías de investigación, por ejemplo, cómo afectaría esta situación a la concepción y desarrollo fetal.

No se constataron diferencias significativas por edad, antecedentes de enfermedades urogenitales, etc., pero hay que destacar que se trata de un estudio muy pequeño y será necesario llevar a cabo otra investigación con una mayor muestra de participantes que arroje algo más de luz sobre la presencia del virus en el semen. Estudios anteriores han concluido que no existían evidencias de la presencia del SARS-CoV-2 en pacientes recuperados, el nuevo estudio contradice estos resultados, por lo que es lógico llevar a cabo nuevas investigaciones que permitan arrojar respuestas fiables y concretas.

El estudio es interesante y sus resultados obligan a que se realicen nuevas investigaciones independientes que sean capaces de dar respuestas y que servirán para desarrollar una prevención más eficaz contra el coronavirus. Podéis conocer todos los resultados a través de este artículo publicado en la revista científica JAMA Network.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...