El coste sanitario de los nacimientos prematuros es muy elevado

En Estados Unidos, el gasto sanitario de los nacimientos prematuros es muy elevado, especialmente en la atención de los bebés que, además, tienen defectos de nacimiento, pero este gasto se podría reducir si se invirtiera más en programas de prevención, así se concluye en un estudio realizado por expertos de la Universidad de Utah.

Prematuros en Estados Unidos

Cada año se incrementa el número de bebés que nacen prematuramente en los países industrializados, los expertos explican que a medida que pasen los años, la media de nacimientos prematuros continuará en aumento y además de forma acelerada. Hoy conocemos un estudio desarrollado por expertos de la Universidad de Utah y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, sobre el coste sanitario de los nacimientos prematuros en Estados Unidos, apuntando que es muy elevado y en especial por los casos con defectos congénitos.

Como sabemos en este país la prematuridad es una de las principales causas por las que la mortalidad infantil, supera con creces a la mortalidad infantil de Europa, se trata de un dato que muestra la gravedad del problema. Aproximadamente uno de cada diez niños base con menos de 37 semanas de gestación, por lo que el riesgo de sufrir defectos congénitos y otros problemas y enfermedades es significativo. Según datos del año 2013, los planes y seguros médicos subvencionados por las empresas tuvieron que hacer frente a un gasto de 6.000 millones de dólares adicionales, en la atención de bebés prematuros, una buena parte de este dinero se destinó a los bebés con defectos congénitos de importancia.

Los defectos de nacimiento afectan a uno de cada 33 bebés y son una de las principales causas de mortalidad infantil en el país, más de 5.500 niños mueren cada año debido a esos defectos de nacimiento y los que sobreviven, tienen un elevado riesgo de desarrollar todo tipo de problemas físicos, cognitivos y sociales a lo largo de su vida que, además, afectarán a sus familias. El estudio realizado ha intentado mostrar la carga económica que ello supone para las aseguradoras, así como la evaluación del potencial beneficio económico que traería invertir en la prevención del nacimiento prematuro.

Muchos bebés nacen sin problemas a pesar de ser prematuros, pero un pequeño porcentaje requieren una atención médica especializada y costosa que puede extenderse más allá de la infancia. Según los datos recabados, se realizó un gasto de unos 2.000 millones de dólares en el cuidado de bebés nacidos en el año 2013, de esta suma, un tercio se gastó en el 8% de los bebés nacidos prematuramente. Al profundizar en las cifras se observó que menos de un 6% de los nacimientos prematuros tenían defectos de nacimiento importantes, sin embargo, acapararon la cuarta parte del total de gastos, lo que supone una carga económica importante.

Se habla de dinero porque es lo que preocupa a las aseguradoras, para los expertos es necesario invertir en materia preventiva, ya que a la larga se ahorra dinero al reducirse la tasa de nacimientos de bebés prematuros. La prevención es mucho más sencilla y conlleva menos gastos, hay que hablar con las mujeres para que eviten el alcohol y el tabaco, que tomen suficiente ácido fólico y complejos vitamínicos, etc., para concienciarles sobre la importancia que tienen estas cuestiones para reducir significativamente el riesgo de tener un bebé prematuro, con ello se benefician bebés, familias y aseguradoras.

La verdad es que no suena bien hablar de dinero en estas cuestiones, pero es lo que les importa a las empresas, por lo que es necesario mostrarles las cifras exactas del gasto sanitario y los beneficios de invertir y priorizar los esfuerzos en la prevención de los nacimientos prematuros y defectos de nacimiento. Podéis conocer más detalles del estudio a través de este artículo publicado en la Universidad de Utah.

Foto | Vivid Pixels

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...