El científico que modificó genéticamente a unos bebés para hacerlos inmunes al VIH, condenado a tres años de cárcel

He Jiankui, el científico que modificó genéticamente a unos bebés para hacerlos inmunes al VIH, ha sido condenado a tres años de cárcel, a pagar una multa de 383.000 euros y a la inhabilitación de por vida de trabajar en el campo de la medicina reproductiva. Se trata de una condena que quiere dar ejemplo y evitar que otros investigadores puedan llevar a cabo trabajos no regulados por la comunidad científica.

He Jiankui

En noviembre de 2018 hablábamos de He Jiankui, un genetista chino que anunció el nacimiento de dos gemelas genéticamente modificadas mediante la técnica CRISPR-Cas9, con el propósito de silenciar el gen CCR5 que se considera la vía de entrada para el virus del sida. Este trabajo fue condenado por la comunidad científica internacional, incluidos los científicos y funcionarios chinos, ya que se consideraba que se trataba de una locura que dañaba la reputación y desarrollo de la comunidad biomédica china.

En julio del presenta año podíamos saber a través de un estudio realizado por expertos de la Universidad de Berkeley (Estados Unidos), que estos bebés corrían el riesgo de muerte prematura, así como de la mayor posibilidad de que padecieran otras enfermedades, demostrando que la edición genética realizada tenía más complicaciones que beneficios. Pues bien, hoy podemos saber que He Jiankui ha sido condenado a tres años de cárcel, en un juicio secreto que se ha llevado a cabo en China.

Además de la pena de cárcel, a He Jiankui se le condena a pagar una multa de 3 millones de yuanes (unos 383.000 euros), así como la imposibilidad de que trabaje en la medicina reproductiva de por vida. Sus dos colaboradores también han sido condenados a penas de prisión, multas y prohibiciones para trabajar en el campo de la medicina reproductiva. Aunque en total parece ser que participaron 10 personas, en el artículo científico que se publicó sobre la edición del gen CCR5 en los bebés, no está claro si el resto de personas serán condenadas, ya que gran parte de la información del juicio no se puede verificar.

Según la sentencia, el investigador y sus colaboradores conspiraron para llevar a cabo el proyecto, editaron genéticamente embriones que fueron implantados en parejas que estaban infectadas con el virus del sida, dando a luz un total de tres bebés genéticamente modificados, es decir, se reconoce la existencia de un tercer bebé que sufrió la modificación. Parece ser que se falsificaron los documentos para convencer a pacientes y médicos que ayudaran al investigador, en todo momento se habló de un ensayo para el desarrollo de una vacuna contra el sida, pero no para llevar a cabo modificaciones genéticas en los bebés.

Por otro lado, no se verificó la eficacia y seguridad de la técnica que empleó para la edición genética, recordemos que por este motivo recibió la condena internacional. Poco después de los hechos, las autoridades chinas pusieron en marcha una investigación y finalmente lo detuvieron, ahora el investigador ha sido condenado, pero se puede decir que ha sido una condena algo suave, teniendo en cuenta que su investigación se ha realizado con engaños y poniendo en peligro la vida de los bebés.

Para muchos investigadores su trabajo ha sido totalmente irresponsable, ya que no ha tenido en cuenta diferentes problemas constatados en otras investigaciones y que ya comentamos en su momento. Con esta condena se pretende dar ejemplo y evitar que, en un futuro, otros investigadores se salten las reglas y lleven a cabo investigaciones con seres humanos, que puede suponer un grave riesgo. Podéis conocer más detalles de la noticia a través de este artículo publicado en Engadget.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...