El calendario escolar de Cantabria tiene demasiados deberes y exámenes

Tras una evaluación del Consejo Escolar de Cantabria sobre el nuevo modelo de calendario escolar implementado, se han detectado algunos errores que será necesario subsanar. El calendario perseguía un reparto racional de los descansos lectivos, favoreciendo el bienestar físico y emocional, sin embargo, los niños se han encontrado con excesivos deberes, más exámenes, así como otros problemas que afectan a padres y profesores.

Calendario escolar de Cantabria

En junio del año pasado se confirmaba la puesta en marcha de un nuevo calendario escolar en Cantabria, cuyo cometido era mejorar el bienestar de los niños a través de un reparto racional de los descansos lectivos, favoreciendo el bienestar físico y emocional. Recordemos que los niños empezaron el curso el año pasado antes que el resto de colegios españoles, disfrutando de una semana de vacaciones cada dos meses, en noviembre, Navidad, Carnaval y Semana Santa, concluyendo las clases el próximo 23 de junio.

Pues bien, el Consejo Escolar de la comunidad que está formado por las asociaciones de madres y padres de alumnos, por asociaciones regionales de centros de enseñanza privada, federaciones de trabajadores de la enseñanza, la consejería de educación, así como otras entidades e instituciones, ha evaluado el calendario escolar de Cantabria apuntando que tiene demasiados deberes y exámenes.

Además se apunta que existen dificultades en la conciliación de las familias con los periodos no lectivos, problemas a la hora de llevar a los niños a las actividades debido al horario en que se realizan (recordemos que una de las semanas de vacaciones, se destinaba al desarrollo de actividades en los centros para facilitar la conciliación a los padres). Todos coinciden, padres, profesores y alumnos creen que es necesario revisar el calendario e implementar mejoras para subsanar los problemas que se han apreciado. Esto no quiere decir que rechacen el calendario, de hecho, creen que se si implementa correctamente, sí mejorará el bienestar de los niños.

Se suponía que los recesos o descansos de una semana de los niños eran precisamente eso, descanso para evitar la sobrecarga lectiva, sin embargo, se les ha sobrecargado de deberes, por lo que la pausa en los estudios está totalmente desnaturalizada provocando el incumplimiento de uno de los principales objetivos del calendario. A esto hay que sumar el aumento del número de exámenes al que se han visto sometidos los niños, lo que inevitablemente incrementa la presión, el estrés y la ansiedad. Estos exámenes se han realizado poco antes de la semana de vacaciones y tras la vuelta a las aulas, lo que ha saturado a los niños, poco han podido descansar como preveía el modelo.

Ahora el modelo educativo cuenta con cuatro evaluaciones, una más que el resto de colegios, lo que también supone más trabajo para los profesores y más trabajo para los alumnos que tienen que estudiar. Sin embargo, parece que las familias aprueban este modelo, ya que se mejora la forma y frecuencia con la que se comunican con el centro educativo, aunque no sabemos hasta qué punto merece la pena esta mejora, sobre todo sabiendo que con el calendario un reparto equitativo se perseguía reducir la carga lectiva en el alumnado.

Tras la evaluación de la situación, se ven mejoras que se pueden aplicar, como el empezar el colegio antes de septiembre y acabar el curso a finales de junio para evitar un largo periodo vacacional de verano, algo que se considera que perjudica a los niños de familias que se encuentran en desventaja económica, cultural y social. Según leemos aquí, el Consejo escolar propone hablar del tema, introducir los cambios y las mejoras oportunas que permitan dar una respuesta a los retos pedagógicos y educativos del siglo XXI.

Quizá, antes de introducir el nuevo calendario, se debería haber estudiado en profundidad, determinar las pautas en los deberes, los exámenes, las actividades, etc. Claro, que como en cualquier nuevo modelo que se implementa, sea en una empresa, en la escuela, etc., los errores se aprecian mejor sobre la marcha. Es de suponer que el calendario del próximo año habrá corregido algunos de los errores detectados.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...