El alcohol que se comercialice en Australia incluirá advertencias sobre los riesgos de su consumo durante el embarazo

En Australia y Nueva Zelanda se ha puesto en marcha una reglamentación que obliga a toda la industria de las bebidas alcohólicas a incluir en el etiquetado advertencias y riesgos para la salud si se consume durante el embarazo. Con esta medida se espera que se reduzca el número de mujeres que consumen alcohol durante la gestación, poniendo en peligro a sus bebés.

Etiquetas obligatorias en las bebidas alcohólicas de  Australia con advertencias de salud para las mujeres embarazadas

Desde el año 2011, en Australia las empresas que se dedican a la elaboración de bebidas alcohólicas podían utilizar de forma voluntaria etiquetas con advertencias de salud en el embarazo, pero seis años después de la introducción de la medida, y a pesar de que la industria del alcohol es receptiva y apoya en general este etiquetado, no se ha logrado que el 100% de esta industria informe sobre los riesgos del alcohol en el embarazo.

Por ello, ahora se modifica la legislación y el alcohol que se comercialice en Australia incluirá de forma obligatoria advertencias sobre los riesgos de su consumo durante el embarazo. La medida se pondrá en marcha también en Nueva Zelanda y el objetivo es concienciar a las futuras mamás de que hay cero tolerancia al alcohol, ya que no existe un límite seguro para su consumo, de hecho, varios estudios han demostrado que incluso un consumo moderado (mujeres que consumen dos o menos bebidas alcohólicas por semana) puede suponer un peligro para el futuro bebé, constatando que se incrementa el riesgo de parto prematuro y se puede producir un desarrollo fetal limitado o restringido.

Los responsables de crear la nueva normativa, la Food Standards Australia Nueva Zelanda (FSANZ), organismo gubernamental que lleva a cabo el desarrollo de normas alimentarias para Australia y Nueva Zelanda, consideran la reglamentación una prioridad, siendo necesario que se aplique con rapidez. Recuerdan que un bebé que está expuesto al alcohol en el útero materno, puede sufrir un impacto irreversible, como la discapacidad intelectual y problemas de comportamiento y desarrollo. La norma comprende una advertencia y un pictograma para que no quede lugar a dudas de los riesgos que una mujer embarazada y su futuro bebé corren al consumir alcohol.

Como decíamos, una buena parte de la industria de las bebidas alcohólicas de estos países introdujeron la medida de forma voluntaria, pero un 25% han desoído el consejo, algo en lo que no están de acuerdo las grandes empresas que operan en los dos países y que fueron las primeras en introducir el etiquetado, por ello, la mayoría apoya la nueva normativa. Merece la pena recordar que, según este estudio del año 2015, el consumo de alcohol en el embarazo es habitual en el Reino Unido, Irlanda y Australia, lo que muestra que aunque el etiquetado ha estado en marcha desde hace años, muchas mujeres desoyen el consejo. Entonces, ¿servirá de algo la introducción del etiquetado obligatorio?

Por ello algunos expertos comentan que es necesario aumentar la educación y la información sobre los riesgos del alcohol, que médicos, comadronas y el personal sanitario en general informe sobre los riesgos de la bebida durante el embarazo, pegar una etiqueta en la botella de la bebida no es la solución al problema. Se plantea la introducción de una campaña de educación pública sobre esta cuestión a nivel nacional, como apoyo a la nueva normativa, algo que deberá tener en cuenta la Food Standards Australia Nueva Zelanda.

Es de suponer que en las próximas semanas se anunciará la puesta en marcha de paquetes de medidas adicionales para reducir el consumo de alcohol entre las mujeres embarazadas. Podéis conocer más detalles de la noticia a través de la página web de la FSANZ.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...