El acceso a las pantallas rebaja la edad del inicio del consumo de porno a los 8 años de edad

Un estudio pone de manifiesto que los niños acceden a edades más tempranas al porno, nada menos que a los 8 años, lo que muestra la necesidad de poner en marcha medidas más eficaces que las actuales para evitarlo. El fácil acceso a este contenido a través de los medios digitales altera de forma significativa en las relaciones interpersonales de adolescentes y jóvenes.

Acceso de los niños a la pornografía

Según los resultados de una investigación realizada por expertos de la Universidad de las Islas Baleares y la Red Jóvenes e Inclusión Social, el acceso a las pantallas rebaja la edad del inicio del consumo de porno a los 8 años de edad. Esta investigación tenía como cometido analizar el impacto del porno a través de los medios digitales en los adolescentes y jóvenes españoles.

Los resultados muestran que la pornografía a través de internet tiene un impacto cada vez más relevante en las relaciones interpersonales de adolescentes y jóvenes, el porno se esta normalizando entre la mayoría de la población occidental y especialmente entre la población masculina, donde, además, se ha producido un aumento de la oferta y la demanda. Pero una de las conclusiones más llamativas es el hecho de saber que el consumo de pornografía se inicia a los 8 años de edad, lo que muestra que es urgente actuar cuanto antes para evitar que los menores puedan tener acceso a este tipo de contenidos.

El estudio se titula “Nueva pornografía y cambios en las relaciones interpersonales”, en él se muestra que la relación con las pantallas y las búsquedas en internet, han facilitado que el acceso al porno sea cada vez más prematuro. Los expertos explican que los hombres son grandes consumidores de pornografía y su impacto afecta a hombres y mujeres, tanto por la frecuencia, como por sus primeros efectos (la masturbación) o por las consecuencias sobre las relaciones interpersonales. Su consumo altera la imagen de hombres y mujeres, y aumenta la vulnerabilidad a las prácticas no normalizadas o de riesgo.

El estudio se basa en una encuesta realizada a 2.500 adolescentes y jóvenes, de sus conclusiones se desprende que la edad media para empezar a consumir porno es a los 14 años en el caso de los hombres, en el caso de las mujeres a los 16 años, aunque los hombres son los más activos a la hora de realizar búsquedas de este tipo de contenidos. De acuerdo que no son muchos los niños que acceden a los 8 años de edad a contenido pornográfico, pero lo que hoy es de ámbito reducido, el día de mañana podría estar generalizado si los gobiernos y las operadoras no toman las medidas oportunas. El porno no es educación sexual, no enseña ningún valor a los niños y denigra la imagen de mujeres y hombres, banaliza las relaciones y modifica la percepción de la sexualidad.

Es imperioso que se adopten normas más restrictivas que eviten el acceso de los niños al porno, poner en marcha una verificación fiable de la mayoría de edad para acceder a los contenidos, implementar controles parentales con los que los padres puedan evitar el acceso, etc. En anteriores estudios se apuntaba que el primer acceso al porno se realizaba a los 11 años, ahora se habla de 8 años, por lo que es necesario poner en marcha una legislación más restrictiva que regule este sector, ya que las actuales medidas no son del todo efectivas.

El consumo de porno a edades tempranas, irremediablemente deriva en un aumento de las prácticas sexuales de riesgo, como el sexo sin preservativo, el sexo grupal, la violencia en las relaciones sexuales, etc., de hecho, y según el estudio, un 50% de los jóvenes encuestados reconoce que ha incrementado algunas de las prácticas comentadas tras haber estado consumiendo pornografía.

Podéis conocer más detalles del estudio a través de este artículo publicado en la página de la universidad y en la página de la Red Jóvenes e Inclusión Social.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...