Donal Trump pide revisar la seguridad de las vacunas

Ayer se anunció que el presidente estadounidense Donal Trump pedía revisar la seguridad de las vacunas a Robert F. Kennedy Jr., un conocido ambientalista con fuertes convicciones de que el autismo está relacionado con las vacunas. Las organizaciones de salud reaccionaron ante este anuncio, aunque posteriormente, un portavoz del equipo de gobierno declaró que no se había tomado una decisión.

Vacunas y autismo

Robert F. Kennedy Jr., sobrino del ex presidente de Estados Unidos John F. Kennedy, es un activista ambiental, abogado especializado en derecho ambiental, presidente de la Junta de Waterkeeper Alliance, organización sin ánimo de lucro que desarrolla su actividad en la protección y mejora del agua en el mundo, y también es un opositor a las vacunas, considerando que son responsables del aumento de los casos de autismo.

Explicamos esto porque nos ha sorprendido bastante saber que Donald Trump pide revisar la seguridad de las vacunas, tarea que inicialmente había sido encomendada a Robert F. Kennedy Jr., algo que en nuestra opinión no tiene ningún sentido. La imparcialidad brillaría por su ausencia, es como si se pidiera al lobo que vigilara a las ovejas, en todo caso, debería ser una tarea llevada a cabo por investigadores cualificados e independientes con los que no existiera ningún conflicto de intereses.

Parece ser que horas después de realizar este anuncio, un portavoz del equipo de gobierno de Donald Trump declaró que, aunque se desearía revisar la posible relación entre vacunas y autismo, la decisión todavía no había sido tomada. Da la impresión de que este anuncio ha sido una estrategia para calmar los ánimos, ya que las asociaciones y organizaciones de salud del país manifestaron su descontento e indignación.

Recordemos que este mito de la relación entre vacunas y autismo surgió a raíz de un estudio británico publicado en la revista científica The Lancet en 1998. Este estudio se desacreditó al demostrarse que los datos clínicos de los pacientes participantes (sólo 12) eran falsos y que el estudio había sido financiado por un bufete de abogados que tenía la intención de utilizar los resultados para demandar a una farmacéutica. Sin embargo, y a pesar de todas las pruebas, muchas personas han creído en este estudio, a esto hay que añadir que algunos individuos que se denominan expertos, consideran las vacunas como un problema de salud, son movimientos antivacunas que ofrecen gran cantidad de desinformación y pseudociencia. Al respecto merece la pena retomar la lectura de este post.

La Academia Americana de Pediatría ha recordado al presidente electo que existe mucha información acumulada que muestra la efectividad de las vacunas, por otro lado, no poner las vacunas recomendadas comprometería la salud de la población estadounidense. Algunos pediatras han comentado que el hecho de que se elija a Robert F. Kennedy Jr. para dirigir una Comisión Federal sobre la seguridad de las vacunas es un grave problema y un revés al trabajo que desarrollan los pediatras con sus pacientes. No tiene sentido que alguien que se opone a las vacunas se encargue de supervisar la seguridad que ofrecen, del mismo modo que tampoco lo tendría que esta tarea la realizara alguien totalmente a favor de las vacunas, debe ser alguien imparcial y libre de influencias externas.

Lo peor de todo es que Donald Trump ha declarado en varias ocasiones que cree que las vacunas provocan autismo, así se puede leer en este artículo del periódico The Washington Post de septiembre de 2015. Si a esto le sumamos que se encomienda la mencionada tarea a Robert F. Kennedy Jr., es lógico que se tema por el buen funcionamiento del sistema sanitario de prevención de enfermedades. Lógicamente, existen muchas dudas e incertidumbre sobre lo que ocurrirá, si se les ocurre retirar las vacunas, es muy probable que la población estadounidense, y especialmente los niños, sufran las consecuencias. Hoy en día, gracias a las vacunas muchas enfermedades se han erradicado, no se teme por la acción de otras enfermedades y las consecuencias que tienen para la salud, evitan las pandemias y sobre todo, salvan millones de vidas.

Ya veremos qué ocurre, probablemente no tardaremos en saberlo, de momento os recomendamos leer este artículo de The Washington Post, para conocer con detalle cuál ha sido la reacción del anuncio inicial que se realizó.

Foto | USACE Europe District

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...