Día Mundial contra el Trabajo Infantil 2016

Hoy se celebra el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, en este día varias organizaciones como la Organización Internacional del Trabajo, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, o Save The Children entre otros, dan a conocer las cifras sobre la explotación laboral infantil en el mundo, y proponen soluciones para erradicar una lacra indeseable que niega un futuro con expectativas a los niños.

Explotación laboral infantil

Hace unos días os hablábamos del curso electrónico desarrollado por la FAO y la OIT dirigido a personas que ejecutan programas educativos, políticos del sector agrícola, investigadores, etc., con el propósito de implementar medidas para reducir la demanda de mano de obra infantil como una estrategia en la lucha contra el trabajo infantil. Este curso se desarrolló con motivo de la celebración hoy del Día Mundial contra el Trabajo Infantil 2016, y su orientación es el sector de la agricultura de países en vías de desarrollo.

La FAO explicaba en la presentación de este curso, que era necesario buscar métodos que contribuyeran a reducir la demanda de niños para trabajar en el sector de la agricultura, ya que se calcula que casi el 60% de los niños que trabajan (unos 100 millones), lo hacen en este sector. Sin embargo, merece la pena destacar que algunos estudios apuntan que el trabajo infantil se está reduciendo en la agricultura (áreas rurales), pero lamentablemente está aumentando en las grandes ciudades.

Con motivo de la celebración del Día Mundial contra el Trabajo Infantil 2016, la OIT (Organización Internacional del Trabajo) ha dado a conocer cifras y datos. Para empezar comenta que unos 168 millones de niños trabajan en todo el mundo, la mayoría tiene entre 4 y 15 años de edad. Casi la mitad de esta cifra realiza trabajos peligrosos y más de 8’5 millones de niños trabajan en condiciones de esclavitud total. Especialmente en los países en vías de desarrollo, la infancia es mano de obra muy barata que es sometida a trabajar en condiciones muy peligrosas, insalubres, ilegales y degradantes, estos niños trabajadores están inmersos en un mundo del que no pueden salir sin ayuda.

Merece la pena recordar que la FAO aclara que no toda la participación de los niños en la agricultura, o en otras actividades, se puede definir como trabajo infantil, ya que en algunos casos determinadas tareas ayudan a adquirir conocimientos y desarrollar habilidades que podrán aplicar en un futuro. Por el contrario, aquellos trabajos donde los niños realizan jornadas extremadamente largas, no son apropiados para su edad, o conlleva poner en riesgo la integridad física y la salud, es lo que hay que perseguir y erradicar.

En la celebración de este año, la OIT ha centrado su estrategia contra las cadenas de producción y distribución de todas aquellas áreas que son sensibles y susceptibles a la presencia de niños trabajadores, como la agricultura, la manufacturación, la construcción, etc. La OIT comenta que si bien es cierto que muchas grandes compañías luchan para evitar el trabajo infantil, una gran parte de este trabajo se desarrolla en las líneas de suministro local y nacional, por lo que no sirven de mucho las estrategias que llevan a cabo. En este sentido, deberían ser los propios gobiernos de cada país los que se implicaran en la lucha contra esta explotación que sufren los niños que les priva de poder tener un futuro con expectativas y posibilidades.

Muchos de estos niños trabajadores no sólo tienen que soportar trabajar, también se enfrentan a todo tipo de amenazas, como por ejemplo la violencia física o sexual, la pobreza crónica dentro de una familia endeudada, donde los niños trabajan a cambio de casi nada y nunca se puede rescindir la deuda, etc. Merece la pena leer los informes de la OIT sobre este tema, pero especialmente merece la pena leer el informe de la ONG Save the Children y conocer las propuestas que tiene para los gobernantes de los países afectados para poder poner fin al trabajo infantil, como por ejemplo, mejorar el acceso a los medios de vida incluyendo la disponibilidad de más financiación para actividades de generación de ingresos, proporcionar educación segura y de calidad para todos los niños afectados por la crisis, invertir en el fortalecimiento de los sistemas y servicios de protección de la infancia nacionales y comunitarios, o priorizar la erradicación de las peores formas de trabajo infantil.

Lamentablemente, y como ya hemos comentado anteriormente, muchos países tiene gobiernos que no están por la labor, intereses económicos, corrupción, necesidad y otros problemas son un impedimento para que puedan llevar a cabo acciones que puedan reducir y erradicar la explotación laboral infantil. Es una lucha larga y complicada que se está llevando a cabo desde hace muchos años, posiblemente aún tardará mucho que llegue el día en el que se pueda anunciar que al fin se ha acabado con el trabajo infantil y que los niños van a tener un futuro con mayores oportunidades.

Foto | Zoriah

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...