Desarrollan cinta adhesiva para tratamientos médicos especial para bebés

Cuando un bebé nace antes de tiempo se lo considera prematuro y por lo general deberá pasar algunas semanas internado hasta que consiga desarrollarse lo suficiente como para que su vida no ocurra peligro, durante ese tiempo seguramente necesitará tratamientos o intervenciones, lo mismo ocurre en cualquier caso en el que un pequeño tenga algún problema de salud y necesite de cuidados médicos. Durante esos cuidados muchas veces los especialistas se encuentran con que las herramientas o elementos que se utilizan con los adultos no suelen ser las más apropiadas para tratar a los bebés, como ocurre por ejemplo con las cintas adhesivas.

Retirar una cinta adhesiva de la piel de un adulto puede llegar a ser molesto pero no es doloroso y no le generará ningún tipo de daño, pero en el caso de los bebés es otra historia, ya que el rompimiento del pegamento puede rasgar la delicada y fina piel del recién nacido y ocasionar un daño significativo, lastimaduras o moretones, además de que es una experiencia dolorosa y angustiante para el bebé, por eso Jeffrey Karp, investigador del Hospital Brigham y del Hospital de las Mujeres en Boston ha trabajado para buscar una solución a este problema junto con otros profesionales.

La cinta adhesiva tradicional de uso médico está fabricada en base a dos capas, la primera es pegajosa y la segunda la recubre sin tener una superficie adhesiva. Hay que tener en cuenta que el pegamento que llevan está diseñado para la piel fuerte de un adulto, por lo que los bebés necesitan que en ellos se trabaje con otro tipo de productos que cuiden su piel, especialmente desarrollado para ellos. Durante la estadía de los bebés en la unidad de cuidados intensivos neonatales la cinta debe cambiarse con suma frecuencia, teniendo en cuenta lo vulnerables que son estos pequeños el daño puede ser muy grave, por ejemplo si la cinta se encuentra sobre una articulación, al desprenderla se puede dañar la piel y generar problemas de movilidad.

Es por todo esto que Karp y su colega Robert Langer del Instituto Tecnológico de Massachusetts y Bryan Laulicht del Hospital Brigham y del Hospital de las Mujeres, se propusieron crear una cinta especialmente pensada para las necesidades de los bebés que no dañara su delicada piel al ser retirada, para eso buscaron inspiración en las soluciones que propone la naturaleza y encontraron lo que buscaban en el diseño de las telarañas que tienen secciones adhesivas y otras secciones que se pegan sin tanta fuerza. Por otra parte el mineral sólido llamado mica tiene también capas que se desprenden de manera sencilla, o el ejemplo de la salamanquesa que tiene patas que pueden adherirse a superficies sin perder la capacidad de despegarlas para seguir caminando.

Teniendo todo esto en cuenta desarrollaron una cinta con tres capas, la superior lleva un recubrimiento que no tiene adhesivo, la posterior un recubrimiento pegajoso que queda en contacto con la piel, y la intermedia un recubrimiento antihaderente lo que le permite a esta sección controlar la interacción entre el adhesivo y el recubrimiento para que no se pegue demasiado a la piel del bebé, para eso utilizaron un láser para determinar un patrón de contacto.

“Al controlar esas interacciones, fuimos capaces de establecer una medida en el que el adhesivo podía sujetar firmemente los dispositivos a la piel, pero era fácil de remover”… “ofrecer una ventaja importante al proveer de adhesividad y fijación sin ocasionar daño a la piel”.

No podemos dejar de mencionar que este proyecto aun se encuentra en etapa de desarrollo y los primeros resultados han sido preliminares, pero se espera seguir trabajando en el desarrollo de un producto que permita que los bebés en cuidados intensivos pasen por procesos que no sean traumáticos y se sientan cada vez mejor.

Vía | CNN Español
Foto |  EraPhernalia Vintage . . . (playin’ hook-y ;o)

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...