Consulta de la EFSA sobre las sustancias presentes en los alimentos para bebés

La EFSA tiene en marcha un proyecto para evaluar las sustancias presentes en los alimentos para bebés, concretamente en la leche de fórmula que toman en las primeras 16 semanas de vida. Se pretende analizar la composición, los posibles riesgos asociados a los ingredientes y ajustar las dosis que se deben utilizar en cada toma.

Composición de la leche de fórmula

La EFSA ha puesto en marcha una consulta sobre las sustancias presentes en los alimentos para bebés menores de 16 semanas, esta consulta se refiere al nuevo proyecto puesto en marcha por esta agencia, sobre la evaluación del riesgo de las sustancias que están presentes en los alimentos, concretamente en la leche de fórmula.

Desde el nacimiento, los bebés son alimentados exclusivamente con lactancia materna o lactancia artificial, en el primer caso no hay problema, pero en el segundo caso, muchos padres compran la leche de fórmula que se les recomienda eligiendo la marca que consideran más adecuada en base a algunos criterios, sobre todo la relevancia de la marca y el precio. Pero, ¿leen las etiquetas sobre la composición de estos preparados? ¿Siguen las dosis recomendadas por los fabricantes? El Comité Científico de la EFSA propone un nuevo enfoque para la evaluación de las sustancias que se encuentran en las fórmulas infantiles, enfoque que puede ser de gran ayuda a la hora de tomar decisiones sobre el uso seguro de la fórmula infantil.

La EFSA ha invitado a todas las partes interesadas a que presenten escritos hasta el próximo 31 de marzo exponiendo sus comentarios, que serán considerados a la hora de llevar a cabo la evaluación del riesgo de las sustancias que están presentes en la leche de fórmula, cómo afectan estas sustancias al sistema endocrino y reproductivo, al desarrollo de las capacidades intestinales, metabólicas y excretoras, al desarrollo cerebral, etc.

La evaluación de los riesgos se realizará ingrediente por ingrediente, se concretará con exactitud cuál es la cantidad que los bebés deben tomar para evitar que tomen más de la cuenta, pudiendo ser un riesgo de sobrepeso o de otros problemas asociados al abuso de determinadas sustancias. Se considerarán posibles contaminantes, sustancias añadidas de forma intencionada o no, la interacción entre sustancias y cómo estas afectan al organismo… Es una revisión a conciencia que tiene como cometido proteger a los bebés y garantizar un correcto desarrollo, se determinarán las dosis exactas y se analizará la composición.

Aunque no se cita, quizá se evalúe la presencia de elementos como el ácido palmítico de origen vegetal, concretamente el ácido alfa-palmitato que restringe la absorción de nutrientes esenciales, como por ejemplo el calcio o las grasas, y que está presente en la leche artificial. Los comentarios de las partes interesadas se publicarán, con nombre si se trata de empresas y organizaciones, y de forma anónima si se presentan a título personal. Es de esperar que los comités y asociaciones que se preocupan por la calidad de la leche de fórmula participen aportando sus comentarios, veremos si realmente la EFSA los tiene en consideración.

Podéis conocer más detalles de esta consulta a través de este artículo publicado en la página web de la EFSA.

Foto | julien haler

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...