Con leyes más estrictas sobre las armas de fuego, menos muertes de niños por heridas de bala

Un estudio estadounidense muestra que es necesario que se apliquen leyes más estrictas sobre las armas de fuego, simplemente endureciendo la legislación se producirían muchas menos muertes de niños por heridas de bala. Es algo obvio, sin embargo, es necesario hacer este tipo de estudios y mostrárselos a quienes apoyan el libre derecho a tener armas.

Armas de fuego en Estados Unidos y mortalidad infantil

Investigadores de la Escuela de Medicina de Stanford (Estados Unidos) han presentado los resultados de un estudio en la conferencia anual de la Academia Americana de Pediatría celebrada en Florida, en el que se concluye que con leyes más estrictas sobre las armas de fuego, se producen menos muertes de niños por heridas de bala.

Lo cierto es que muchos pensarán que se trata de algo bastante obvio y que no haría falta realizar un estudio para llegar a esta conclusión, pero en países como Estados Unidos, donde las armas de fuego están permitidas, son necesarios para concienciar sobre la necesidad de aplicar una legislación más severa sobre las armas de fuego. Los expertos comentan que mueren dos veces más niños a causa de heridas de bala en aquellos Estados que cuentan con una legislación sobre armas más laxa y permisiva, que los Estados donde la legislación es más severa.

En la investigación se analizaron las estadísticas de lesiones por arma de fuego, correspondiente al periodo 2014-2015, lesiones que se registraron a través del sistema de notificación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), cotejaron el número de lesiones con la legislación de cada estado calificada en una escala por su rigurosidad, así como el análisis de las leyes de Prevención de Acceso Infantil, una legislación que impone responsabilidad penal a los adultos que dan a los niños acceso sin supervisión a las armas de fuego.

Según los resultados, cada año murieron unos 2.715 niños por lesiones relacionadas con las armas de fuego, en estas muertes se incluyeron un 62% de homicidios y algo más de un 31% de suicidios. Tras ajustar los factores de sesgo que podían influir en el riesgo de muerte por un arma, por ejemplo, la pobreza de la familia, el abuso de sustancias como las drogas, el desempleo, etc., se constató que existía una clara relación entre la dureza de la legislación sobre las armas de fuego y el riesgo de muerte en los niños.

En aquellos Estados donde la legislación era más laxa se produjeron cinco muertes de niños por cada 100.000 habitantes, cifra que se reduce a casi la mitad (2,6 por cada 100.000 niños) en aquellos estados con unas leyes más restrictivas. También se determinó que en aquellos estados donde no existían leyes de Prevención de Acceso Infantil, se producían cuatro veces más suicidios de niños con armas que en los Estados donde se aplicaban este tipo de leyes.

Actualmente sólo 27 Estados tienen una legislación de prevención del acceso infantil a las armas, los 23 restantes no cuentan con este tipo de leyes, por lo que los expertos consideran que sería interesante que todos las aplicaran, siendo los resultados de esta investigación, un punto excelente de partida para convencer a los legisladores sobre la necesidad de introducir estas leyes.

La investigación es bastante extensa y analiza cada una de las leyes y su relación con la cantidad de muertes infantiles por armas, como el hecho de verificar si una persona tiene antecedentes penales antes de comprar un arma. Según los datos, en los Estados donde existe esta ley (un total de cinco), se producen menos muertes de niños por accidentes de bala, 2’3 por cada 100.000, en comparación con los demás Estados, donde se producen 5’6 muertes por cada 100.000 niños.

Es muy difícil que se plantee modificar la Segunda Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, donde se protege el derecho del pueblo estadounidense de poseer y portar armas, si se modificara, probablemente se reduciría significativamente el número de muertes infantiles por armas de fuego, así como los tiroteos que se producen cada dos por tres en el país. Podéis conocer el estudio completo a través de este artículo publicado en la Academia Americana de Pediatría.

Foto | Hakan Gokbayrak

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...