Coco, la peli de Pixar que toda la familia debería ver

Miguel Rivera, con sus anhelos de convertirse en músico, ha dado mucho de qué hablar. Su paso por la Tierra de los Muertos desencadena acontecimientos que dejan enseñanzas.

Razones para ver Coco en familia

Lee Unkrich lo logró. Su más reciente película, “Coco”, ha cautivado a millones de personas en el mundo. La historia basada en la celebración mexicana del Día de los Muertos, arranca lagrimas y sonrisas, pero sobre todo, deja mensajes aleccionadores.

El director estadounidense no cayó en burdos estereotipos. El drama animado producido por el gigante Pixar, muestra con amor y sensibilidad el sentir latino, el apego a la familia y las tradiciones del país azteca. En poco tiempo pasó a ser una de las cintas más taquilleras. Sólo en México, la audiencia ha superado las 21 millones de personas.

Pero, ¿qué tiene “Coco” para convertirse en un récord de taquilla? Tal vez, la sencillez, la realidad y todo el trabajo que se tomaron sus creadores para llevarla a la pantalla. Hollywood está mostrando un cambio de paradigmas, y eso se nota.

Coco rinde culto a la tradición y cultura mexicana

Durante seis años Unkrich y su codirector Adrián Molina realizaron las investigaciones para la creación de este filme. Viajaron a Michoacán, Pátzcuaro, Janitzio, Oaxaca y Guanajuato para aprender de su cultura. Detalles genuinos que hacen que cualquier latinoamericano se identifique con la narrativa, fueron tomados del contacto real, del diálogo y de las vivencias propias de los cineastas.

Gracias a ello y a la magia de Disney, se puede ver en pantalla a la flor de cempasúchil, los alebrijes, un xoloitzcuintle, piñatas y hasta una chancla de las que comúnmente usan las abuelas para reprender a los niños. Además, saltan a la vista emblemas arquitectónicos como el Palacio de Correos y el Gran Hotel de México, así como figuras de renombre como Frida Kahlo, Diego Rivera, Cantinflas, Jorge Negrete y Pedro Infante, entre otros. La atención a los detalles es algo fabuloso.

Por otro lado, la muerte-como argumento universal-es salpicada con la particularidad mexicana. Para ello no sólo se hicieron estudios de campo, sino que también se contó con la asesoría de todo el equipo latino que labora en los estudios norteamericanos.

Protagonistas que roban el corazón

Es imposible no amar a Miguel Rivera, el pequeño que protagoniza la historia, y cuya voz es prestada por Luis Ángel Gómez, un chico que concursó en show de talentos musicales en televisión.

La cinta muestra el paso de Miguel por la Tierra de los Muertos donde, sin proponérselo, aprende una hermosa lección: El valor de la familia. Aunque fue su pasión por la música lo que lo condujo a ese lugar, y el deseo de conseguir algo que le era prohibido (cantar), se dio cuenta de que no era eso lo más importante. Fue el respeto a las tradiciones y el valor de recordar a los difuntos para que no pasen al umbral del olvido, lo que verdaderamente lo marcó.

En medio de sus andanzas, Miguel también descubrió cómo se pueden equilibrar las aspiraciones individuales, con las expectativas de otros… Lo vital que resulta para los miembros de un hogar la escucha, la comprensión y la empatía.

En la película hay personajes entrañables como Héctor (voz de Gael García Bernal), que se convierte en el compañero de aventuras de Miguel. El perro Dante y su abuelita Coco, que da nombre al filme, derrochan gracia y ternura a montón.

Por otro lado, el hecho de que Unkrich usara a su propio hijo de 9 años de edad, para que copiaran los gestos y movimientos en la animación, dio un resultado fabuloso. Lo cierto es que si no la has visto aún, sobran las razones para dejarte atrapar por la fantasía de este bello drama.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...