Cada vez más padres estadounidenses creen que las vacunas son innecesarias

Según un estudio realizado por la Academia Americana de Pediatría, el número de padres estadounidenses que creen que las vacunas son innecesarias ha crecido. El principal argumento que los padres proporcionan para negarse a vacunar a los niños es que las enfermedades contra las que se les vacuna están erradicadas del país.

Vacunación

A pesar de las campañas que se han llevado a cabo en Estados Unidos para concienciar a los padres sobre la necesidad de vacunar a sus hijos, cada vez más padres estadounidenses creen que las vacunas son innecesarias, así se desprende de una encuesta realizada por la AAP (Academia Americana de Pediatría). Parece ser que son varias las razones argumentadas por los padres, una es la supuesta relación entre las vacunas y el autismo, algo que se ha demostrado que es infundado.

Recordemos que la raíz de esta creencia se remonta a un estudio británico publicado en 1998 en la revista científica The Lancet, en el que supuestamente se demostraba la relación entre vacunas y autismo. Muchos padres creyeron en el estudio, a pesar de que posteriormente se demostró que los datos clínicos de los pacientes participantes (sólo 12) eran falsos y que el estudio había sido financiado por un bufete de abogados que tenía la intención de utilizar los resultados para demandar a una farmacéutica, de ello hablábamos aquí.

Otra razón que se argumenta es que muchas de las enfermedades contra las que se vacuna a sus hijos son innecesarias porque han sido erradicadas en Estados Unidos, no teniendo sentido la inmunización. Este es otro grave error, quizá las enfermedades parecen haber desaparecido del país, pero están presentes en otros países y el riesgo de que pueda ser importada e infectar a muchos niños es elevado debido a la globalización.

El estudio realizado por la AAP muestra que en el año 2006, el 75% de los pediatras manifestaron encontrar a padres que se negaban a vacunar a sus hijos, dicho porcentaje se incrementó al 87% en el año 2013. En el año 2006 la principal razón argumentada era la relación de las vacunas con el autismo, en el año 2013 esta razón dejo pasó a la consideración de que es innecesario vacunar contra enfermedades erradicadas en el país, en este caso, se ha pasado de un 63’4% en el 2006, a un 73’1% en el 2013, la cifra de padres que ofrecen este argumento para negar la vacuna a sus hijos.

Muchas de esas enfermedades, en principio erradicadas, acabaron con miles de personas, gracias a las vacunas se les pudo poner freno. Dejar de inmunizar a los niños es abrir la puerta a estas enfermedades para que puedan introducirse y provocar una epidemia que tendría consecuencias nefastas. Hay ejemplos que muestran lo peligroso que es adoptar este comportamiento, en el año 2014 un niño sin vacunar contra el sarampión contrajo la enfermedad y en muy poco tiempo se extendió a 146 personas, la mayoría no habían recibido la vacuna. De acuerdo que no hubo muertes, pero muchos tuvieron que ser hospitalizados y temieron por su vida.

Según leemos aquí, gran parte de la reciente controversia sobre las vacunas se ha centrado en una nueva vacuna para el virus del papiloma humano para niños y adolescentes, algunos padres y pediatras son reacios a discutir el hecho de que esta vacuna protege contra un virus de transmisión sexual. Por ello, desde la administración de salud la estrategia se centró en la eficacia de la vacuna para prevenir varios tipos de cáncer que pueden afectar a los varones.

La vacunación es hoy por hoy la mejor estrategia para prevenir muchas enfermedades, pero como ya hemos comentado, los padres obvian este método preventivo y se está convirtiendo en un problema de salud pública. Parece ser que las explicaciones de la AAP y la descripción de la aparición de algunos brotes como el citado caso del sarampión, no convencen a los padres, quizá en un futuro a corto o medio plazo se lamenten por no haber inmunizado a sus hijos.

Los pediatras advierten del aumento del rechazo a las vacunas y las consecuencias que ello puede traer, por ello siguen hablando con los padres, intentando convencerles de los beneficios que ofrece la vacunación, pero a juzgar por los resultados del estudio, de poco sirve este trabajo. Podéis conocer más detalles de la investigación y la encuesta a través de este artículo publicado en la revista científica Pediatrics.

Foto | PAHO/WHO

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...