Cada vez hay más niños con diabetes infantil

La diabetes es un problema que afecta la salud de una gran parte de la población mundial, de un tiempo a esta parte son sobre todo los niños y los adolescentes los que descubren cada vez a edades más tempranas que necesitan aprenden a convivir con esta enfermedad, ya que el número de niños y adolescentes insulinodependientes crece año con año de forma realmente significativa.

Esto es por ejemplo lo que expresan desde el Centro Riocuartense de Ayuda al Diabético en la voz de la especialista y fundadora de la organización, Beatriz Greco, algo que en su opinión se debe en la mayoría de los casos a una mala alimentación, una crianza en la que no falta el estrés desde la infancia, y un estilo de vida poco saludable, sedentario y con malos criterios alimenticios.

El Centro Riocuartense de Ayuda al Diabético lleva en ejercicio aproximadamente unos 30 años y se formó como grupo de apoyo para padres y madres de niños con diabetes, pero hoy en día son los jóvenes quienes tienen la intención de participar de la organización viviendo desde su propia perspectiva la enfermedad y tratando de ofrecer consciencia a la sociedad para advertir sobre los malos hábitos que ponen en riesgo la salud y para brindar respaldo a los niños que descubren que tienen la enfermedad.

Lo que se busca es tender una mano a la sociedad diabética, sobre todo en el contexto de la aparición de la diabetes tipo 1, que es la que necesita insulina a diario y que mayormente afecta desde la infancia, cambiando desde todo punto de vista los criterios de una vida normal en la niñez, por lo que es necesario educar al niño para amigarse con su enfermedad y convivir con ella de forma saludable.

Este tipo de diabetes se ha vuelto cada vez más popular en la primera infancia, además de la edad escolar como en la adolescencia, por lo que niños y jóvenes tienen riesgo de padecerla. No podemos dejar de mencionar que también se han vuelto frecuentes los casos en los que los bebés recién nacidos ya llegan a este mundo con diabetes tipo 1 y son insulinodependientes desde el preciso momento de su nacimiento.

Niños y adolescentes representan solamente el 10% de los individuos afectados con esta enfermedad, ya que la diabetes tipo 1 es sumamente frecuente en la adultez, por lo que no es difícil advertir que se trata de un problema que puede afectar a cualquier y del que hay que mantenerse alerta, teniendo en cuenta de que muchos diabéticos aun desconocen que padecen la enfermedad y por lo tanto no reciben el tratamiento adecuado, por eso es necesario realizarse controles de glucemia.

Al respecto Greco indica:

“la diabetes no se desencadena de un día para el otro”…“La diabetes se va preparando durante meses, o sea que cuando el chico empezó con la sintomatología, dos o tres meses antes ya estuvo teniendo glucemias altas, lo que pasa es que no tenía síntomas porque ese exceso de glucosa que tiene en la sangre, si no es muy alta, no se detecta”…”los síntomas aparecen cuando los chicos ya han perdido el 90% de las células formadoras de insulina y ya está la mitad del páncreas destruido”…“Una vez que se desencadenó la diabetes se desencadenó para toda la vida, porque se lesionó el páncreas y las células que forman insulina”.

La especialista ha hecho referencia al gran aumento de casos desde etapas tempranas en la vida, e indica que se debe a los estilos de vida que se adoptan en la actualidad:

“Siempre aparecen casos de chicos recién nacidos que empiezan con una diabetes. A veces es transitorio, es decir que evoluciona durante un tiempo y sola va desapareciendo”…“el ritmo de vida, la mala alimentación, estar más tiempo frente a una computadora y no hacer tanta actividad física”…“La modernidad ha llevado a que los dos padres trabajen, entonces se perdió el hábito de una buena alimentación de los chicos porque la mamá no está. Los chicos que tienen más suerte tienen un personal que hace la comida, pero la mayoría come cosas de rotisería, que no digo que sean malas pero no están hechas como en la casa. Y muchos chicos están a cargo de sus hermanos mayores o llegan a la casa y ellos solos se tienen que preparar algo de comer”…“Todo eso lleva a que el chico esté mal alimentado, que tenga demasiadas cantidades de harina, de hidratos de carbono, de azúcares”… “Hay muchos casos en los que, cuando uno hace el interrogatorio y averigua que le pasó al chico días o meses antes de desencadenar una diabetes, aparece una separación, un cambio de escuela, la muerte del abuelo o de un familiar, haber visto un accidente terrible donde se mató un amigo. El chico tenía la posibilidad de hacer una diabetes y ese estrés, esa situación de mucha angustia la desencadenó”.

Vía | Tiempo Pyme
Foto | Tecnópolis Argentina

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...