Cada vez hay más niños con colesterol elevado

La Organización Mundial de la Salud ha confirmado que cada vez existe un número mayor de casos de niños con colesterol elevado, dado que en todo el mundo ya hay un total de 22 millones de niños con obesidad, enfermedad que es un factor clave  en lo referente al incremento de este lípido.

La mala alimentación, la vida sedentaria, los malos hábitos en las rutinas diarias y el nulo ejercicio genera que la infancia de hoy en día gane cada vez más peso, por lo tanto, cada vez son más los niños con obesidad que tienen el colesterol alto,  la doctora Karla García, co-responsable del programa de Obesidad Infanto-Juvenil de Sanatorio Diquecito de la provincia de Córdoba, explica:

“Hace unos años no era habitual pedir un examen de colesterol a un niño, tal como se hace en los exámenes de rutina de un adulto. Sin embargo, esta realidad empezó a cambiar hace ya un tiempo. Si bien no contamos con estadísticas concretas y específicas que reflejen que efectivamente hay prevalencia de colesterol alto en los más chicos, quienes nos especializamos en el tema estamos haciendo una detección selectiva y estamos encontrándonos con diagnósticos de hipercolesterolemia en niños que presentan sobrepeso u obesidad”…”El criterio, entonces, es buscar la hipercolesterolemia en los niños mayores de 2 años cuyos padres tengan colesterol alto -es decir mayor a 240 mg/dl (miligramos por decilitro)- así como también en los hijos de padres que hayan tenido un evento coronario o cardiovascular antes de los 55 años. Por supuesto, también entran en la categoría de ´susceptibles´ los niños con sobrepeso, obesidad, hipertensión arterial o diabetes”.

Los niños no solo no realizan deportes o actividades al aire libre, sino que pasan cada vez mayor cantidad de horas frente a la pantalla de la TV o del ordenador:

“Las alternativas digitales le ganan la partida a las actividades que demandan esfuerzo físico. Mientras los especialistas recomendamos que los chicos no pasen más de 2 horas diarias frente a la pantalla -de cualquier tipo- nos encontramos con pacientes que están entre 6 y 8″…”El tratamiento de los menores se estructura sobre dos pilares: la dieta y la actividad física. Por eso lo primero que hay que hacer es cambiar pautas alimentarias e incorporar hábitos saludables que persistan en el tiempo. En cuanto a la dieta, debe ser ´normocalórica´, para que permita un desarrollo y crecimiento normal. El abordaje farmacológico, por su parte, sólo puede indicarse después de los 10 años y siempre y cuando luego de un lapso mínimo de 6 meses y máximo de 12 con dieta y actividad física el niño no muestre mejorías”.

El colesterol alto genera enfermedades cardiovasculares, que en la actualidad, es una de las principales causas de mortalidad en todo el mundo, por lo que criar niños con colesterol elevado es como firmar una sentencia inevitable a largo plazo.

La  licenciada Claudia Fernández, jefa del Servicio de Nutrición del Instituto de Cardiología de la provincia de Corrientes, agregó:

“Por el gasto energético que realizan tanto con la escuela, las actividades extracurriculares o las vacaciones, los chicos necesitan seguir una dieta equilibrada y completa, en término de nutrientes, aun cuando se encuentren realizando un determinado tratamiento médico. En este punto es muy importante el rol de los padres, como ejemplo y como instrumentadores de aquello que llega a la mesa”.

Vía | Rosario 3
Foto | Rodmustresign

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...