Cada año mueren unos 3.500 bebés por causas relacionadas con el sueño en Estados Unidos

Un informe de los CDC revela que cada año mueren unos 3.500 bebés por causas relacionadas con el sueño en Estados Unidos, la mayoría de muertes son prevenibles y se producen porque los padres no dan la importancia que merece a las recomendaciones que proporciona la Academia Americana de Pediatría para mejorar la seguridad de los bebés durante el sueño y reducir el riesgo de que puedan morir.

Muerte súbita del lactante

Según un informe del CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos), en el país cada año mueren unos 3.500 bebés por causas relacionadas con el sueño, sea por el síndrome de muerte súbita del lactante, por asfixia accidental o por otras causas desconocidas. El CDC comenta que a principios de la década de los 90 se produjo una reducción del número de muertes relacionadas con el sueño, pero a finales de esa década volvió a incrementarse.

Lamentablemente muchas de las muertes que se producen son prevenibles, parece que algunos padres estadounidenses no siguen los consejos para la prevención y seguridad del bebé durante el sueño, como que en la cuna no haya juguetes o almohadas, que el bebé no duerma boca abajo, evitar los objetos blandos y la ropa de cama suelta en la cuna, etc.

Los expertos del CDC creen que es necesario enfatizar y dar a conocer las recomendaciones de la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) sobre las medidas que los padres tienen que adoptar para reducir el riesgo de muerte y mejorar la calidad del sueño en los bebés. Los resultados de este informe no hacen más que corroborar los estudios que se han realizado anteriormente sobre este tema, recordemos que en el año 2016, un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Pensilvania, proporcionaba la misma cifra de muertes y constataron en una investigación en la que participaron 160 familias, que los padres terminaban haciendo caso omiso a las recomendaciones para reducir el riesgo de muerte durante el sueño en el bebé.

Con la mencionada investigación se ponía de manifiesto que las recomendaciones que se realizan desde las diferentes agencias de salud, no terminan de ser captadas por los padres, basta con saber que los que participaron en el estudio sabían que estaban siendo grabados y, a pesar de ello, colocaron a su bebé en situación de riesgo al no favorecer un entorno seguro.

Según el análisis realizado por los CDC de los datos correspondientes al año 2015, son muchas las madres que no siguen las prácticas de sueño adecuadas para los bebés, lo que muestra que es necesario mejorar la información y el seguimiento de recomendaciones de sueño seguro, especialmente en los segmentos poblacionales en los que los datos muestran que existe mayor riesgo.

Quizá lo que falla es el modo en el que se comunica, ya que los padres deben saber percibir claramente la situación de riesgo y peligro a la que exponen a sus bebés por no seguir los consejos que proporciona la AAP. En el CDC se han propuesto abordar el problema con más énfasis, realizar un seguimiento más exhaustivo de la situación y concienciar a los padres a fin de poder reducir las muertes de bebés relacionadas con el sueño, aunque de momento no se han dado a conocer las medidas que se pretenden adoptar.

Sería interesante que se realizara un estudio en nuestro país sobre el grado de cumplimiento que tienen los padres a la hora de aplicar los consejos para reducir el riesgo de muerte en los bebés mientras duermen, de este modo se podría saber si son suficientemente conscientes o si es necesario poner en marcha nuevas campañas. Podéis conocer más información sobre el informe a través de la página oficial del CDC.

Foto | Tamaki Sono

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...