Beneficios de la estimulación musical temprana en el bebé

Hace poco un estudio revelaba que los bebés son capaces de sentir el ritmo de la música desde recién nacidos, lo cierto es que la estimulación musical es realmente positiva para el desarrollo de los niños y un grupo de especialistas aconseja comenzarla lo antes posible.

Las teorías psicopedagógicas han aconsejado la educación musical a partir de aproximadamente el sexto mes de vida del niño, pero la prueba de que los efectos de la música son beneficiosos aún desde el vientre materno hacen pensar que el estímulo sonoro debe comenzar antes en la vida de los bebés.

Olga Giacumbo, especialista en Ciencias de la Educación, asegura que en la actualidad existen muy pocos materiales de uso frecuente potables para el trabajo de estimulación sonora en bebés (no pasa lo mismo con la estimulación visual y motriz), por lo que está visto que no se sabe aprovechar al máximo todos los beneficios de la estimulación temprana con sonidos.

Los especialistas concuerdan en que el momento en el que los niños se involucran en un ambiente más sonoro es cuando comienzan sus jornadas en los jardines maternales, hacia los tres años, por lo que se esta buscando la forma de utilizar aún mejor la forma de utilizar esos sonidos en la educación infantil respetando el desarrollo normal auditivo.

En este nuevo proyecto que promueve la educación sonora como parte vital del desarrollo de los niños, la doctora Giacumbo se ha basado en estudios previos desarrollados por pedagogos musicales en múltiples ambientes y países de Europa, América del Norte y América del Sur, la mayoría concluye que este tipo de estimulación debe comenzar antes del nacimiento, hacia el sexto mes de embarazo.

Giacumbo asegura que si bien en los ambientes como el kinder se usa la música pero no se emplea como se debe o con una finalidad especial, los niños de 6 a 36 meses son expuestos a los sonidos de forma aislada, y explica:

“Quizás, la maestra, por no saber cómo utilizar los materiales sonoros se olvida de la influencia que ejercen en los primeros años de vida”.

La especialista asegura que es fundamental realizar una capacitación a los docentes que traten con niños pequeños, ya que se encuentran en una etapa clave del desarrollo, e incorporarle música de forma sistemática en los primeros meses enriquece notablemente sus cualidades expresivas y su senso-persepción, afirmando al mismo tiempo el vínculo afectivo entre adultos y bebés.

No se puede dejar de mencionar que el primero de los beneficios es un óptimo desarrollo en los oídos de los bebés, ya que si se va programando los sonidos que recibe el niño variando el timbre, la intensidad, la altura y la duración se puede conseguir un excelente avance auditivo desde edades tempranas. En todos los casos siempre es mejor que el niño haya sido expuesto a la música desde el vientre materno.

Giacumbo explica igualmente que hay que tener en cuenta que no cualquier tipo de sonido sirve al propósito de formación del pequeño:

“Tienen que ser de un registro medio, o sea, ni muy agudos ni muy graves, y con una intensidad preferentemente suave, ya que los sonidos fuertes los asustan”.

Vía | Informe 21
Foto | Lance Shields

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...