Bebés que no paran de llorar por las noches

Una de los principales problemas desde el momento en el que un bebé llega a la vida de una familia es que la rutina cambia por completo y dependiendo de las necesidades del pequeño puede que las noches no vuelvan a ser lo que eran antes. Los bebés lloran y eso es algo que todos tenemos en cuenta, pero en ocasiones pueden hacerlo durante toda la noche ante la mirada atónita de sus padres que no saben lo que tienen que hacer para conseguir que se calmen.

En principio hay que saber que el llanto del niño es algo completamente natural, necesita llorar ya que es la única forma que tiene durante los primeros tiempos de su existencia de comunicarse con su entorno, de esa forma hará saber a sus padres si tiene hambre, si se siente incómodo, si está sucio, triste, solo o lo que sea que lo angustie, y pedirá ayuda, consuelo y amparo con esta forma de comunicación que durante las horas de la madrugada puede llegar a ser bastante exasperante.

Existen varias posturas conocidas a la hora de ver lo que se hace si el bebé llora, una que levanta mucha polémica es el método Estivill que refiere a que los padres deben dejar que sus bebés lloren sin ir a atenderlos para conseguir que aprendan a calmarse solos, pero son muchos los que indican que este tipo de maniobras son sumamente crueles y que dañan de forma permanente el vínculo entre padres e hijos ya que rompen con la confianza ciega que el bebé tiene sobre su madre y su padre.

Cuando los niños lloran durante toda la noche los padres harán todo lo que esté a su alcance para conseguir que se calmen y alcanzar por lo menos algunas horas de sueño antes de que comience el día y la rutina vuelva a empezar. Una de las alternativas más viable es la de llevar al pequeño a dormir a la cama paterna, compartir la cama en muchos casos puede calmarlos ya que se sienten acompañados y protegidos, pero resulta ser que esta técnica tampoco está bien vista por aquellos que indican que aumenta el riesgo de muerte súbita en el bebé y que el niño necesita hacerse de su propio espacio desde el comienzo de su vida y para eso hay que dejarlo en su cuna y atenderlo cada vez que llore.

Entre las recomendaciones frente a una noche de llanto, destacan en principio el compartir el trabajo con la pareja, siempre que se presente una noche estresante para el bebé y los padres lo mejor es actuar en equipo y turnarse para cuidar del pequeño y calmarlo, la ayuda mutua es fundamental para evitar crisis emotivas o discusiones en la pareja que puedan dañar los lazos. Algo positivo es cambiar de posición al bebé hasta encontrar una en la que se encuentre cómodo, con suerte se dormirá, inclusive se lo puede envolver en una manta algo que los hace sentirse arropados, seguros y cómodos, las sensaciones ideales para inducirlos al sueño profundo.

Una excelente alternativa es la de encender algún aparato, a menudo los niños consiguen calmarse al concentrarse en un ruido constante, suelen funcionar los secadores de cabello, las aspiradoras, el ruido blanco de la televisión o ciertos tipos de música, lo mejor es probar hasta encontrar con el sonido que mejor domine el estrés y la ansiedad que ocupan la mente del niño y no lo dejan dormir tranquilo.

La última recomendación es sumamente importante, frente al llanto constante es importante que los padres se mantengan tranquilos y descansen, por más difícil que parezca, si se ha intentando que el bebé deje de llorar por horas sin tener éxito, quizas lo mejor sea dejarlo llorar unos minutos para que los padres puedan tener unos momentos para relajarse, respirar hondo, calmarse y volver a intentarlo, ya que de otra manera se le transmite al niño  toda la ansiedad y la desesperación por la situación y eso es sumamente negativo para conseguir buenos resultados.

Vía | 20 Minutos
Foto |  I’m Not That Girl

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...