Beber agua de suministros privados expone a los niños a sufrir infecciones

Una reciente investigación desarrollada en la Universidad de East Anglia, en el Reino Unido, ha dado cuentas de que al parecer los niños que beben agua de suministros privados son sumamente propensos, en total cinco veces más, a contraer infecciones estomacales en cuadros que pueden ser muy perjudiciales para su salud.

El estudio analizó alrededor de la mitad de los suministros privados de todo el Reino Unido y pudo comprobar que los niños menores de 10 años de edad que beben de este tipo de fuentes que en muchas ocasiones se encuentran contaminadas están sufriendo en la actualidad aproximadamente cinco episodios de enfermedades gastrointestinales con infecciones estomacales o diarrea al año.

En la actualidad el 1% de la población del Reino Unido es atendido por suministros privados como servicios de agua, y cifras más generales indican que en toda Europa ese número de casos asciende al 10%, algo que se vuelve un problema teniendo en cuenta que practicamente la mitad de todos los suministros privados de agua no cumplen hoy en día con los reglamentos de seguridad para la salud, por lo tanto el agua contiene bacterias que no parecen afectar a los adultos o a los niños mayores, pero que representa un motivo de preocupación para los menores de 10 años, que son el grupo en riesgo ante las infecciones estomacales.

Al respecto el profesor Paul Hunter, de la Universidad de East Anglia, indica:

“hemos encontrado una incidencia particularmente elevada de diarrea en niños menores de 10 años, en los hogares provistos de agua contaminada con bacterias. Los resultados mostraron que estos niños sufren casi cinco incidentes al año -un riesgo de enfermedad similar a la reportada en países en desarrollo. Este es un problema grave, ya que estos niños sufren más de un episodio de diarrea anual con mayores tasas de hospitalización y mayores tasas de mortalidad”…”es muy importante que los suministros de agua en los hogares donde viven niños menores de 10 años pasen por pruebas de la contaminación. Nuestra recomendación para los padres es garantizar un tratamiento adecuado, ya sea mediante la cloración o filtración, o mediante fuentes alternas, como el agua embotellada”.

Vía | Europapress
Foto |  Middle East Children’s Alliance de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...