Aseguran que dejar llorar al bebé para que se calme solo no le hace daño

Muchos pediatras, e incluso las propias familias, sostienen que dejar llorar a los bebés con la intención de que ellos solos aprendan a calmarse por sus propios medios no es convenientes ya que les genera grandes niveles de estrés, pero aun así un nuevo estudio indica que hacerlo no le genera al niño mayores problemas.

Dejarlos llorar por períodos cortos de tiempo a la vez que se les va enseñando a quedarse dormidos solos no les genera daños psicológicos a largo plazo, ni afecta la relación entre padres e hijos, según afirma un estudio que ha sido publicado recientemente en el diario de la Academia Americana de Pediatría.

Durante la investigación se contó con un total de 326 familias, en todas ellas había bebés con un promedio de edad de 7 meses, y sus padres indicaban que tenían problemas de sueño. A cada grupo familiar se le hizo un seguimiento durante 5 años en los que se fueron aplicando diferentes técnicas para conseguir que los niños superaran sus problemas de sueño.

Entre las técnicas utilizadas no se incluyó la posibilidad de dejarlos llorar tanto como sea posible o hasta que quede silenciado completamente, Anna Price, líder del estudio y miembro de un equipo de investigación en el posdoctorado del Centro Comunitario para la Salud Infantil del Hospital Royal Children’s en Parkville, Australia, explica:

“Los resultados medidos principalmente fueron la salud mental de los niños, el sueño, la funcionalidad psicosocial, la regulación del estrés, la relación padres-hijos, la salud mental maternal y los estilos de paternidad”…”No utilizamos la técnica de extinción, en esta los padres colocan al bebé en la cama, cierran la puerta y no la abren sino hasta la mañana siguiente, no importando que tanto llore o grite el bebé”…”Aunque aparentemente efectiva, la técnica es muy angustiante para los padres. Es algo muy difícil de hacer, no lo recomendamos.”

Durante la experiencia las familias debieron probar en cambio otras maneras más gentiles, tales como “el confort controlado” o “Ferberización”, proceso en el que uno de los padres regresa al cuarto cuando el niño llora durante intervalos regulares para conseguir que el pequeño se tranquilice por si mismo, sistema que funciona en pocos días de práctica.

La otra técnica recomendada fue la de acampado, que funciona con uno de los padres sentado en una silla junto a la cuna del niño hasta que se duerme, lentamente debe ir alejando la silla de la cuna, poco a poco cada día hasta salir del cuarto, el niño se va acostumbrando a la idea de quedarse solo y tranquilo. Los expertos indicaron que pese a que se crea que enseñarle a los niños a dormir los previene de tener problemas de sueño a futuro, eso no es del todo cierto, y que por otra parte, los niños que viven experiencias angustiantes en torno a este tema, no ven modificada su conducta posteriormente.

Vía | ibtimes
Foto |  Tom & Katrien de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...