Ampliación de la declaración de propiedades saludables de la vitamina E en la infancia

Hoy podemos saber que la EFSA ha dado a conocer la ampliación de la declaración de propiedades saludables de la vitamina E en bebés y niños pequeños. Con esta ampliación, en breve los fabricantes de alimentos infantiles podrán utilizar estas declaraciones en sus productos, siempre y cuando contengan la cantidad mínima de vitamina E recomendada por la EFSA.

Vitamina E para niños

Recientemente la EFSA (Agencia de Seguridad Alimentaria de la Unión Europea) ha dado a conocer la ampliación de la declaración de propiedades saludables de la vitamina E en la infancia, concretamente en los niños de hasta tres años de edad. Hay que decir que en el año 2010 se aprobó una declaración de la vitamina E como elemento importante por su capacidad de proteger contra el daño oxidativo en los adultos, pero todavía no se había resuelto una petición creada por el SNE (Specialised Nutrition Europe), cuya finalidad era la de extender la afirmación mencionada a los niños pequeños.

La EFSA pubicó su opinión sobre este tema el pasado viernes, en ella se explica que el papel de la vitamina E en la protección del ADN, las proteínas y los lípidos frente al daño oxidativo, se aplica a todas las edades incluyendo bebés y niños de hasta tres años de edad. Como ya hemos comentado, se trata de una ampliación de las propiedades saludables de la vitamina E.

Ahora, las empresas que se dedican a la elaboración de alimentos para la primera infancia podrán utilizar esta declaración en sus productos, siempre que éstos contengan al menos un 15% del valor de referencia establecido por la EFSA para este segmento de edad. El consumo recomendado es de 5 mg diarios para bebés de siete a once meses de edad, y 6 mg por día en niños de uno a tres años de edad. Del mismo modo, se establece que la ingesta máxima diaria tolerable es de 100 mg de esta vitamina para los niños de 12 a 36 meses de edad.

Será necesario que la Comisión Europea tome cartas en el asunto y recoja la demanda y sus condiciones para legislar sobre el tema a fin de que la industria de la nutrición infantil pueda utilizar esas declaraciones saludables. La EFSA comenta que la posibilidad de incluir en las etiquetas alimentarias reclamaciones de salud basadas en evidencias científicas significativas, anima a los fabricantes a realizar inversiones para la investigación y desarrollo de la ciencia de la nutrición, mejorando los productos para hacerlos más saludables y nutritivos.

Esto es algo lógico, los fabricantes llevan a cabo investigaciones para poder diferenciar sus productos de los de la competencia, se puede decir que la EFSA aprovecha esta competitividad, y con la recompensa de poder utilizar las declaraciones saludables, se logra alcanzar un gran objetivo, mantener la investigación y seguir mejorando los alimentos destinados a los bebés y niños pequeños.

Merece la pena destacar que la agencia ha recibido un total de 268 solicitudes de reclamaciones en lo que se refiere a declaraciones saludables en alimentos infantiles durante los últimos años, pero sólo 75 han sido aprobadas. La EFSA es muy metódica en este sentido y no aprueba una declaración que tenga un mínimo fallo, sea en el procedimiento de la investigación, el contexto en el que se ha realizado, en los resultados, etc.

Por tanto, no pasará mucho tiempo hasta que los fabricantes ensalcen los valores de vitamina E que tienen sus productos, al menos sabremos que las afirmaciones son reales y cuentan con el respaldo científico oportuno. Podéis conocer más detalles de la noticia a través de este artículo de la página oficial de la EFSA.

Foto | Mysudbury.ca Ouisudbury.ca

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...