Alarma en Francia por los bebés nacidos con una malformación en una extremidad

En Francia se dio a conocer un informe en el que se advertía del elevado número de casos de bebés nacidos con una malformación en una extremidad, cuyo origen no es genético sino ambiental. Ahora se investiga cual puede ser la razón de esta malformación y se espera una respuesta dentro de tres meses.

Agenesia durante el desarrollo del feto

Entre el año 2000 y el año 2014, en Francia han nacido once bebés con una malformación en una extremidad, hasta aquí se podría pensar que es algo genético, pero parece ser que los casos se han producido por causas ambientales, lo que ha generado alarma en el país. De momento no se ha identificado un patrón de exposición común y se han puesto en duda las actuaciones y eficacia del departamento de sanidad del país para detectar y actuar ante el problema.

Las malformaciones afectan a una sola extremidad superior debido a una agenesia, es decir, la imposibilidad del desarrollo de un órgano durante el crecimiento y desarrollo embrionario por falta de tejido básico, lo que conduce a que los bebés nazcan sin una mano, sin el antebrazo o sin el brazo. Según las estadísticas, en Francia se producen menos de 200 nacimientos con estas características al año, es decir, entre 1’2 y 1’8 casos por cada 10.000 nacimientos. Pero cuando se produce un exceso de casos que altera las estadísticas, se plantea la pregunta de si se trata de azar o puede tener un origen común relacionado, en este caso, causas medioambientales.

Parece ser que la mayoría de casos se han producido en el Departamento de Ain, situado en la región de Auvernia-Ródano-Alpes, en esta región se han detectado 18 casos. También se han detectado tres nacimientos con las características descritas en el departamento de Loire-Atlantique entre el año 2007 y 2008, cuatro en Bretaña entre el año 2011 y 2013. El pasado mes de septiembre se empezó a hablar de estas malformaciones, pero en octubre los medios de comunicación se hicieron eco de este problema y el Gobierno tuvo que intervenir para aclararlo.

Se ha especulado mucho sobre las causas que provocan las malformaciones, toxinas ambientales, pesticidas, alimentos, drogas y cualquier sustancia que de forma directa o indirecta pueda tener efectos en el desarrollo embrionario. Pero de momento no se ha identificado una causa común, aunque las investigaciones se han centrado en los pesticidas, considerando que un nexo común es la alimentación, ya que muchos productos contienen restos de pesticidas, aunque también se baraja la posibilidad de que se hayan respirado, ya que están presentes en el aire por el uso intensivo que se realiza de estos productos.

De momento, desde el departamento de sanidad se ha marcado un plazo de tres meses para intentar dar respuesta al problema, se pretende realizar una investigación en todo el territorio francés, pero inevitablemente se ha cuestionado a la sanidad pública del país por la falta de gestión y respuesta, ya que este tema no dio a conocer a través de la publicación de un informe confidencial hace unos meses, en el que se alertaba de este problema. Parece ser que la sanidad francesa no reaccionó hasta que los medios de comunicación empezaron a presionar, por otro lado, se deduce que la agencia ya era conocedora del problema, pero no hizo nada al respecto hasta recibir la presión.

Según leemos aquí, en el país galo existen seis registros en seis territorios sobre las malformaciones congénitas, pero parece que sólo el 19% de los nacimientos se estudian, además, las estadísticas sólo hacen referencia a los nacimientos y dejan a un lado las interrupciones del embarazo, lo que podría aumentar el número de casos de esta malformación. Veremos cómo acaba todo y cuál será la respuesta del departamento de salud, pero parece evidente que algo medioambiental está provocando estos defectos de nacimiento, quizá sería interesante analizar la agenesia en otros países industrializados, cuanta más información se obtenga, existirán más posibilidades de encontrar la causa.

Se ha solicitado la creación de un registro nacional de malformaciones a fin de poder centralizar todos los casos y realizar un mejor seguimiento. A través de este artículo publicado en el periódico francés Le Fígaro, podréis conocer con más detalle la noticia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...