20 niños de una clase tendrían contacto con más de 800 personas en dos días

Un estudio pone al descubierto que las medidas adoptadas para la vuelta al cole son ineficientes para prevenir el COVID-19. Según los resultados, 20 niños de una clase tendrían contacto con más de 800 personas en dos días, lo que favorecería la propagación de la infección, por eso piden revisar y adoptar medidas reales y eficaces.

Medidas contra el COVID-19

Según una investigación realizada por expertos de la Universidad de Granada, y concretamente del departamento de Organización de Empresas II, en la vuelta al cole, 20 niños de una clase tendrían contacto con más de 800 personas en dos días. Los expertos han realizado una comparativa de las previsiones de los diferentes Ministerios y Consejerías autonómicas en relación a la vuelta al colegio y los diferentes escenarios preventivos planteados.

Los investigadores advierten que existen graves problemas en la planificación, hay muchas declaraciones bienintencionadas, pero, lamentablemente, están carentes de efectividad y se alejan de ser una planificación útil y eficaz en la prevención del contagio por COVID-19. Los investigadores auguran que se cerrarán muchas aulas el próximo otoño, por lo que piden a las autoridades competentes que preparen con más rigor los sistemas de clases presenciales y también un escenario de clases online.

Los expertos explican que el principal problema de las previsiones públicas es que se han centrado en anunciar el ideal de la vuelta a la presencialidad, pero no han considerado los recursos suficientes para garantizar el mantenimiento de la vuelta física a las aulas, tampoco se cuenta con planes detallados para el desarrollo ni para las alternativas (hablando de las clases online), que podrían llegar a ser necesarias ante un rebrote del coronavirus.

Los investigadores han analizado el número de relaciones sin mascarillas y sin distanciamiento previsto para los colectivos de educación Infantil y de los cuatro primeros cursos de Primaria, recordemos que de algunas de las medidas que se pretenden adoptar hablábamos en este post, por ejemplo, que profesores y menores de 10 años puedan ir sin mascarillas, que se crearán grupos de conveniencia estable, es decir, grupos de 20 alumnos que socializarán sin necesidad de mantener la distancia, etc.

Los expertos las han analizado y apuntan los riesgos y errores, por ejemplo, que las denominadas burbujas formadas por esos grupos de alumnos sólo garantizarían la tranquilidad si estuvieran cerradas. Hay que tener en cuenta que estos niños y niñas también conviven con los miembros de sus propias familias, lo que inevitablemente podría expandir el virus. Si se asume que las familias están formadas por una media de dos adultos y dos hijos en la mitad de las familias y uno solo en la otra mitad, esto indica que cada uno de los 20 escolares en esas clases tendría una exposición a un grupo de 74 personas en su primer día de clase.

Si a esto añadimos que los menores podrían estar en una clase distinta de Infantil o Primaria, se añadirían relaciones hasta alcanzar en conjunto las 808 personas implicadas y sólo en el segundo día de clase. Estos resultados son con 20 alumnos, si son 25 la cifra se elevaría a 1.228 personas en el segundo día, el estudio no hace más que poner al descubierto que la situación no está controlada y que deben definirse mucho mejor los procedimientos, las reglas y los medios.

Nos quedamos con una sencilla explicación de uno de los expertos “un plan bueno, bonito y barato no suele resultar posible, pero si además es ambiguo o poco realista, carece completamente de utilidad”. Esperamos que desde el Gobierno y las Comunidades Autónomas tomen nota. Podéis conocer más detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la página de la universidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...