20 familias españolas están “atrapadas” en Ucrania debido a la gestación subrogada

En Ucrania, una veintena de familias españolas se encuentran “atrapadas” con sus bebés debido a que son fruto de la gestación subrogada y la actual normativa europea de protección de datos impide seguir los procedimientos para realizar su inscripción en el consulado español.

Vientes de alquiler en Ucrania

Hoy leemos una noticia que nos ha sorprendido, sobre todo por la falta de actuación e impasividad por parte del Gobierno español. Al parecer, 20 familias españolas están “atrapadas” en Ucrania debido a la gestación subrogada, acudieron a ese país para poder tener un bebé mediante una práctica que en España no es legal y esperaban poder volver con sus bebés, pero no pueden hacerlo porque el consulado español no quiere inscribir a los menores en el registro civil.

En principio, una vez que nace el bebé por gestación subrogada, se toman muestras de ADN para certificar el vínculo existente con el padre biológico, estas muestras se remiten a un laboratorio español y posteriormente los resultados son enviados al consulado situado en Kiev (capital de Ucrania) para realizar la inscripción y tener vía libre para volver a España. Pero esto ha cambiado desde que entró en vigor la normativa europea de protección de datos, ya que ésta modificaba los requisitos para poder obtener la prueba genética con la que certificar el parentesco y proceder a la inscripción.

Por tanto, en principio, el consulado no puede hacer nada y los bebés y sus padres deben quedarse en el país afrontando una situación complicada. Ahora, el Ministerio de Exteriores explica que es consciente de la situación de estas familias y que busca el modo de asistirlas para informarles de la legislación aplicable y de las posibles alternativas existentes, asegurando que resolverá cada caso de forma individualizada. Lamentablemente no explica qué soluciones se pueden tomar, y lo cierto es que, si se tiene en cuenta la legislación, quizá no exista una solución, al menos legal.

La nueva normativa europea de protección de datos ha pillado a las familias que iniciaron el proceso antes de su entrada en vigor, para varios de los afectados es un grave problema y también un despropósito, ya que el consulado no proporciona citas de inscripción, no atiende al teléfono ni a los correos electrónicos, desesperando aún más a las familias. De no ser porque los medios de comunicación se han hecho eco de la situación, ya veríamos si el Ministerio de Asuntos Exteriores se habría pronunciado.

Mientras llega la solución, a los padres no les queda más remedio que esperar en un país que no es el suyo, gastando recursos y enfrentándose a problemas que se generan en el país natal. Según leemos aquí, para algunos afectados estas trabas burocráticas tienen la finalidad de disuadir a otras familias para que no recurran a la gestación subrogada, recordemos que el actual Gobierno es contario a su legalización.

Los intereses de los menores y sus padres deberían prevalecer, el Gobierno debería considerar que el procedimiento se inició antes de la entrada en vigor de la ley, permitiendo que estas familias volvieran a su país con sus bebés, no tiene sentido apelar a la ley para no actuar, recordemos que cuando interesa, el Gobierno español pone en marcha un Decreto Ley y así alcanzar sus objetivos.

Foto | Ari Landworth

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...