1’7 millones de niños mueren cada año por la contaminación medioambiental

La OMS ha dado a conocer un informe en el que se proporcionan datos sobre las principales causas medioambientales que acaban con la vida de los niños menores de cinco años. La organización explica que cada año mueren 1’7 millones de niños debido a problemas relacionados con el medioambiente que son prevenibles, también proporciona consejos para reducir esta elevada tasa de mortalidad.

Informe de la OMS

La OMS (Organización Mundial de la Salud) ha publicado un informe en el que se advierte que 1’7 millones de niños mueren cada año por la contaminación medioambiental, cifra que podría ser más elevada, ya que el documento se centra en los menores de cinco años. La OMS explica que según las estadísticas, más de una de cada cuatro muertes en este segmento de niños es atribuible a un entorno insalubre, sea la contaminación del aire interior o exterior, el humo de segunda mano, la falta de higiene y saneamiento, la potabilidad del agua, etc.

El informe publicado se titula “Mundo sostenible: Atlas sobre la salud infantil y el medio ambiente”, en él se concluye que una gran parte de las causas más comunes que acaban con la vida de los menores de cinco años, como la diarrea, la malaria o la neumonía, son perfectamente prevenibles. Recordemos que en el año 2013 nos hacíamos eco de un comunicado de esta organización, en el que se apuntaba que cada año la neumonía mata a más de un millón de niños, algo que no tiene sentido, ya que se sabe cómo actuar y luchar contra la enfermedad para reducir esa tasa de mortandad.

Las intervenciones para reducir esta alta mortalidad son sencillas, sólo ofreciendo acceso al agua potable y con que se utilizaran combustibles más limpios para cocinar, la mortandad caería de forma notable. La OMS explica que un medioambiente contaminado es mortal especialmente para los niños más pequeños, la razón es que el organismo no está suficientemente desarrollado y el sistema inmunológico es mucho más débil que el de un adulto, lo que les hace mucho más vulnerables al aire y al agua sucia.

Pero esta exposición ya se produce desde que el niño se encuentra en el interior del vientre materno, algo que incrementa el riesgo de sufrir un parto prematuro, lo que también aumenta el riesgo de que el bebé muera antes de cumplir el primer mes de vida. Los bebés y niños de preescolar expuestos a la contaminación medioambiental, como el humo de segunda mano o la contaminación del aire, tienen mayor riesgo de sufrir neumonía, además de que pueden sufrir enfermedades respiratorias de carácter crónico, enfermedades cardíacas, accidentes cardiovasculares e incluso cáncer.

La OMS nos proporciona las cinco principales causas de muerte en menores de cinco años en el mundo y las cifras asociadas:

-570 000 niños menores de 5 años mueren de infecciones respiratorias, como la neumonía, estas son atribuibles a la contaminación del aire en interiores y al aire libre, así como al humo de segunda mano.

-361 000 niños menores de 5 años mueren por la diarrea, como resultado de la falta de acceso al agua potable, el saneamiento y la higiene.

-270 000 niños mueren durante su primer mes de vida por varios motivos que podrían prevenirse con el acceso al agua potable, el saneamiento y la higiene en los centros de salud, además de reducir la contaminación del aire.

-200 000 muertes de niños menores de 5 años son atribuibles a la malaria y se podría prevenir una buen parte a través de acciones ambientales, como la reducción de los lugares considerados criaderos de mosquitos o proteger el almacenamiento de agua potable.

-200 000 niños menores de 5 años mueren a causa de las lesiones no intencionales atribuibles al medio ambiente, como puede ser el envenenamiento, las caídas y los ahogamientos.

Se considera prioritario invertir en la eliminación de los riesgos ambientales, algo que se traduciría en menores muertes y mayores beneficios para la población en general. La OMS advierte que el cambio climático está contribuyendo a agravar el problema, las temperaturas y los niveles de dióxido de carbono están aumentando, lo que favorece, por ejemplo, el incremento de las tasas de polen, algo asociado a una mayor tasa de asma en los niños. Hablando de asma, a nivel mundial, entre un 11% y un 14% de los niños menores de cinco años tienen síntomas de asma, se calcula que el 44% está relacionado con la exposición ambiental.

El informe detalla diferentes riesgos fácilmente prevenibles, muchos de ellos se encuentran sobre todo en los países en vías de desarrollo. También proporciona consejos para hacer que los lugares donde están los niños sean más seguros, son buenos consejos pero lamentablemente difíciles de aplicar en países donde apenas hay recursos y la necesidad obliga a utilizar agua de dudosa calidad cocinar con combustibles peligrosos, no tener acceso a instalaciones higiénicas o sanitarias, etc.

A continuación podéis ver una infografía en la que se resume el informe ‘Mundo sostenible: Atlas sobre la salud infantil y el medio ambiente’.

Informe de la OMS

A través de la página oficial de la Organización Mundial de la Salud podréis conocer más detalles sobre el informe.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...