1 de cada 60.000 bebés tiene galactosemia

En algunos casos el azúcar presente en la leche puede provocar problemas de salud en los pequeños, en esa situación se dice que el niño padece de galactosemia, y se sabe que afecta a 1 de cada 60.000 bebés y si no se trata durante los primeros días de vida puede suponer una serie de problemas irreversibles para el resto de sus vidas.

La condición es una reacción adversa a la galactosa que es el azúcar de la leche y suele aparece en medida de un niño cada 60.000 neonatos según ha informado Elías García Ortiz, experto del Centro de Investigación Biomédica de Occidente. Algunas de las consecuencias que supone este problema es un retraso en el crecimiento, bajo peso, vómitos y reflujo, llanto permanente, cólicos y gases estomacales que aparecen a los pocos días de que el pequeño comience a beber leche, todos son síntomas de galactosemia.

Se trata de una condición genética que se desarrolla de manera en la que el organismo del niño no puede metabolizar la galactosa, que es como se conoce el azúcar que encontramos en los lácteos, y en la mayoría de los casos es una patología que se hereda de ambos padres que pueden no presentar ningún tipo de problema o condición clínica que advierta la situación por lo que es sumamente dificil diagnosticar al bebé antes del nacimiento.

Es sumamente importante entonces que desde el momento del nacimiento los padres esten muy atentos a la aparición de los síntomas que nombramos anteriormente, ya que si no se detecta la enfermedad a tiempo las consecuencias en la salud del individuo pueden ser graves como hepatomegalia, que es el crecimiento del hígado, retraso mental o cataratas, entre otros problemas.

Cuando el niño tiene este problema es importante eliminar de la dieta alimentos como postres y cereales que contienen galactosa, lo mismo ocurre con hasta el 20% de los medicamentos que se le suministra a los bebés, por lo que hay que considerar todo para evitar complicaciones. La forma de tratar a esos niños es sustituyendo la lactosa por productos hechos a base de soya, evitando los lácteos con un diagnóstico a tiempo el niño puede prepararse para vivir una vida relativamente normal con riesgo a padecer con el tiempo falla ovárica o déficit intelectual.

Vía | El Financiero
Foto |  andrewmalone de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...