Vuelta a la rutina tras las vacaciones

Todavía quedan unas semanas para que finalicen las vacaciones de los niños, pero muchos de ellos llevan dos meses con muchos cambios en su rutina diaria, en las actividades, en las comidas, en el descanso, en el juego, etc. Es normal, en verano hay salidas a la playa o a la piscina, lo que les puede privar de su siesta, pasan el día realizando actividades más agotadoras, incluso el calor agota, han desordenado su reloj biológico en muchos aspectos, pero empieza a ser hora de volver a poner su día a día en orden, de la vuelta a la rutina tras las vacaciones.

Este momento será ideal llevarlo a cabo en el mismo momento en que los papás finalicemos nuestras vacaciones, siempre que no coincidan con su retorno a la escuela, pues la vuelta a la rutina tras las vacaciones debe realizarse de forma paulatina, volver a habituarse a los horarios que tendrán durante la temporada escolar, debe ser lo más natural posible.

Para los niños más pequeños es muy importante tener una rutina en horarios y hábitos, esto les da seguridad y les proporciona bienestar. Es posible que durante las vacaciones hayas encontrado a tu hij@más irritable, con cambios de humor, con sueño a deshoras… esto puede deberse a que las vacaciones le han obligado a alterar sus costumbres. Esta situación se puede evitar si como padres valoramos el bienestar de los pequeños en sacrificio de lo podríamos considerar vacaciones.

Pero es que los adultos podemos cambiar nuestros horarios de sueño, de comidas o de ocio habitualmente, y aunque nuestra salud puede terminar pasándonos factura, la repercusión es menos traumática que en los niños pequeños.

Se va acercando el momento de la vuelta a la rutina tras las vacaciones, y tanto para los progenitores como para los niños será mucho más llevadero si los cambios se realizan poco a poco. Para empezar es conveniente que la hora de ir a dormir sea una hora prudente, pero claro, si por la mañana se levanta más tarde de lo habitual es muy probable que por la noche le cueste coger el sueño, así que lo ideal es empezar a levantarle más temprano para que por la noche duerma bien.

Hay que continuar con los horarios de las comidas, que deberán ser lo más parecidos a los que tendrán cuando vuelvan a la escuela, todo es cuestión de organización. Lo que no hay que pasar por alto es que el fin de las vacaciones anuncia que de nuevo tendremos menos tiempo para estar con nuestros hijos, el trabajo, la escuela y otras obligaciones nos robarán horas que ahora podemos dedicar a compartir con la familia, jugar, pasear, leer, ver una peli y comer juntos, hábitos que en muchas familias es un imposible en los meses que están por llegar.

Foto | Florian Ispas

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...