Una mascota no es un juguete

Una mascota no es un juguete

Antes de tomar la decisión de adoptar un animal de compañía para que se convierta en el compañero de nuestros hijos, como padres debemos enseñarle a los pequeños que las mascotas no son un juguete, sino que se trata de un ser vivo que requiere de cuidados específicos, cariño y lealtad, al igual que las personas.

El hecho de adoptar un animalito para nuestros niños brinda importantes beneficios para el desarrollo del pequeño, no sólo en lo que se refiere a su crecimiento intelectual, sino sobre todo en relación a su desenvolvimiento en la sociedad.

Gracias a la incorporación de un animal de compañía a la familia, los más pequeños logran aprender una importante serie de valores, principalmente en lo que tiene que ver con el respeto por la vida, pero para ello es necesario que los adultos les brindemos las herramientas necesarias para dicha comprensión.

Por ello, lo más importante es educar a nuestros hijos, para que aprendan a cuidar de otro ser y brindarle todo su cariño, siempre bajo la premisa de que las mascotas no son juguetes.

Al respecto, la Licenciada en Psicología Infantil Amelia Lorena, que desde hace años trabaja utilizando caninos para que cumplan la función de asistentes en distintas terapias de rehabilitación de niños con trastornos del desarrollo en el Hospital Pedro Elizalde, de Buenos Aires (Argentina) destaca que:

“Regalarle un animal de compañía a un niño no es regalarle un juguete, sino un ser vivo que necesita cuidado. Él va a depender exclusivamente de nosotros para cubrir sus necesidades de salud, alimentación y afecto”.

Por otra parte, la especialista asegura que es fundamental una enseñanza previa en los niños, antes de dar el importante paso de adoptar una mascota, y en este sentido puntualiza:

“Podemos comenzar a enseñarle a nuestro hijo la responsabilidad hacia otro y, según la edad y las posibilidades de cada niño se les podrán ir delegando pequeñas tareas, como ponerle agua o avisar si le falta comida”.

Esto nos indica que siempre los responsables principales de la nueva mascota continúan siendo los adultos de la casa, por lo que es sumamente importante tener el tiempo y los medios para cuidar del animalito que adoptemos.

Por ello es fundamental que evaluemos ciertos aspectos antes de tomar la decisión de adoptar un animal de compañía, con el fin de evitar que la incorporación de una mascota a nuestra familia se vuelva un inconveniente.

Al respecto, la licenciada Lorena manifestó:

“Los principales responsables siguen siendo los adultos, que en muchas ocasiones, por no evaluar completamente lo que implica la incorporación del animal y al verse desbordados por la nueva situación, terminan abandonándolo, con el dolor que eso genera al animal, al niño y a ellos mismos”.

Vía | Suplemento “El ABC de los chicos” de la Revista “La Valijita” N° 81, Editorial Atlántida

Foto | Amy McCartney

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...