Un pueblo portugués alenta a los niños a fumar dos días al año

Una de las tradiciones del pueblo portugués Vale de Salgueiro, es alentar a fumar a los niños (incluso desde muy pequeños) dos días al año, como parte de la celebración de la vida vinculada a la Epifanía cristiana y al solsticio de invierno. Esto es algo que muchas personas condenan, pero que los habitantes del pueblo ven con naturalidad, asegurando que no tiene consecuencias para los menores.

Niños que fuman en Portugal

En Portugal, y concretamente en la localidad de Vale de Salgueiro, cada año llevan a cabo una celebración muy particular que indigna a muchas personas, parece ser que se alenta a los niños a fumar dos días al año, los padres animan a sus hijos, incluso a los pequeños, con apenas cinco años, a que fumen. Se trata de una tradición que se lleva a cabo desde hace siglos como parte de una celebración de la vida vinculada a la Epifanía cristiana y al solsticio de invierno.

Pero, ¿qué tiene que ver fumar con la cristiandad o con el solsticio de invierno?, ¿no saben los padres que el tabaco es peligroso para la salud y que con esta acción se está promoviendo el vicio de fumar entre los niños? Lo cierto es que nos podríamos hacer muchas preguntas sobre esta absurda tradición. En Portugal (como en España), sólo los mayores de 18 años pueden comprar tabaco, así se indica en la legislación, pero no dice nada sobre la edad para fumar, por lo que las autoridades no intervienen para detener esta tradición.

Sorprende saber que algunas madres afirman que no ven ningún problema o daño con esta práctica, ya que en realidad inhalan y exhalan inmediatamente el humo del tabaco, quizá sería interesante que alguien les ilustrara sobre todos los problemas que causa el tabaco de forma directa e indirecta, son millones de niños los que sufren las consecuencias del tabaco siendo fumadores pasivos que padecen enfermedades como el asma, las alergias, la otitis media, la bronquiolitis, la neumonía, enfermedades respiratorias de diferentes grados, además de patologías cardiovasculares y cáncer.

Los habitantes del lugar argumentan que son sólo dos días y que los niños no piden cigarrillos después, pero la verdad es que da igual, se está normalizando un hábito insano contra el que luchan todas las organizaciones de salud del mundo. Según leemos aquí, Jose Ribeirinha, un escritor que ha publicado un libro sobre las festividades del Vale de Salgueiro, comenta que las raíces de esta lamentable parte de la tradición son desconocidas, pero quizá puedan tener algo que ver con celebrar el renacimiento de la naturaleza y la vida humana.

Al parecer, el pueblo se sitúa en una región que sigue muchas tradiciones que se remontan a tiempos paganos, y que desde la época romana, los habitantes se han tomado la libertad de hacer cosas que estarían fuera de lo normal el resto del año. El escritor cree que el hecho de que la localidad esté relativamente aislada, a unos 450 kilómetros al noreste de la capital del país, ha ayudado a mantenerla. La tradición se conoce desde hace años, y la verdad es que no existe justificación para incitar a los niños a fumar, debe prevalecer la cordura y el razonamiento sobre las tradiciones.

Sería oportuno que el Gobierno del país tomara cartas en el asunto, ya que lo que hace este pueblo en cierto modo compromete el trabajo que lleva a cabo para reducir el tabaquismo. No es necesario legislar sobre el tema, se podría considerar que incitar a los niños a fumar es una forma de maltrato infantil, ya que se les está incentivando a fumar, se normaliza este hábito malsano y lo peor de todo, se les está envenenando.

En el vídeo podéis ver a los niños celebrando esta tradición.


Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...