Un niño de 6 años de edad es reconocido como niña

En Argentina, un niño de 6 años ha sido reconocido como niña y se realizarán los cambios oportunos en la partida de nacimiento y en su carné de identidad, es un caso sin precedentes ya que no ha sido necesario pasar por los tribunales.

La Secretaría Nacional de la Niñez, Adolescencia y Familia de Argentina (Senaf) ha emitido una resolución en la que se reconoce y permite que un niño de 6 años de edad sea reconocido como niña, por lo que se deberá cambiar el sexo y el nombre en su Documento Nacional de Identidad.

Según nos explican en el vídeo, la pequeña nació con genitales masculinos y por tanto recibió nombre de varón, pero Manuel desde una edad muy temprana ya mostraba que no se sentía a gusto con su sexo, a su madre le decía que era una niña, no entendía porque le llamaban Manuel a pesar de que ella consideraba que se llamaba Luana o Lulú (nombre que ella misma se puso). Parece ser que desde pequeñita ya tuvo problemas emocionales, algo que le provocó la caída del pelo, la madre aceptó la condición de su pequeño ya que no podía soportar su sufrimiento, el niño se sentía niña y por tanto sería considerada como tal. Hasta los dos años fue un niño triste, apagado y escondido, de ahí sus problemas emocionales, pero a partir de que se le consideró una niña todo cambió y logró alcanzar la felicidad.

La madre lo dice claramente, es preferible una niña feliz que un varón escondido debajo de su cama. El Registro Civil del país se ha negado en varias ocasiones a estudiar el caso y realizar los cambios necesarios, por ello la madre de la pequeña envió una carta a la presidenta del país e hizo pública su historia. Gracias a la presión el Registro Civil deberá modificar la partida de nacimiento y el D.N.I para que se adecuen a la identidad de la pequeña Luana. Es un caso que no tiene precedentes, es la primera vez que la autoridad del país otorga el cambio de género a un menor sin necesidad de pasar por los tribunales.

Inicialmente los cambios en el D.N.I y la partida de nacimiento fueron denegados bajo el argumento de que un menor de 14 años tiene incapacidad absoluta, es como si no pudieran tener conciencia plena de su sexo o de cómo se sienten. Por otro lado, la Senaf ha explicado que la negativa a la reclamación afectaba a los derechos de la menor a no ser discriminada por razones de sexo o edad, a ser oída en los asuntos que le involucren y a la preservación de su identidad, cuestiones que se contemplan en la Convención sobre Derechos del Niño.

Para la pequeña Lulú y para su familia ha sido un feliz desenlace, al respecto nos gustaría que retomarais la lectura del post niños de sexo indeterminado, un tercer género que se ha puesto en marcha en Alemania y que con algunas modificaciones quizá sería un recurso para los casos como el de la pequeña Lulú.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...