Un movimiento involuntario de los ojos puede ser el nuevo diagnóstico del TDAH

Un grupo de investigadores israelíes ha logrado dar con un nuevo diagnóstico eficaz del TDAH, simplemente controlando un movimiento involuntario de los ojos. Con esta prueba se logrará evitar el gran número de errores que se cometen al diagnosticar este trastorno.

Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad

Una investigación desarrollada por expertos de la Universidad de Tel Aviv (Israel), concluye que un movimiento involuntario de los ojos puede ser una de las claves para diagnosticar que un niño pueda sufrir TDAH sin apenas error, de ser así, representaría un gran avance en el diagnóstico del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad. Recordemos que se realizan muchos diagnósticos erróneos de TDAH, cifrándose en un 25% los casos en los que en realidad se está sufriendo un trastorno o enfermedad diferente.

Esta falta de precisión en el diagnóstico es lo que ha llevado al grupo de expertos a intentar encontrar un signo inequívoco del trastorno, la investigación parece haber dado sus frutos y ahora un movimiento involuntario de los ojos puede ser el nuevo diagnóstico del TDAH.

El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad es el trastorno que más comúnmente se diagnostica, según la información de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, también se apunta que es el peor diagnosticado. Lamentablemente y hasta la fecha, no existen marcadores fisiológicos fiables que puedan certificar la presencia del trastorno, habitualmente los especialistas médicos basan el diagnóstico en el historial clínico y social de los niños y de su familia, se discuten posibles síntomas y se observa la conducta del paciente para emitir un diagnóstico. Un error lleva a que los niños reciban una medicación incorrecta y además no se cura el verdadero problema.

Como decíamos, quizá se haya dado con la clave y ahora se pueda realizar un diagnóstico preciso, parece ser que unos movimientos oculares involuntarios están asociados directamente con el padecimiento del trastorno, lo que facilitará prescribir la medicación y las pautas de actuación correctas. Los investigadores han utilizado un sistema de seguimiento ocular con el que se controlan 22 movimientos involuntarios de los ojos, aunque las pruebas se han realizado con adultos, presumiblemente se puede trasladar el diagnóstico a los niños.

En el estudio participaron 22 adultos divididos en dos grupos, en la denominada Prueba de Variables de Atención (TOVA), la prueba tuvo una duración de 22 minutos y se repitió dos veces en cada participante. El primer grupo diagnosticado con TDAH realizó la prueba sin haber tomado metilfenidato (MFD), un medicamento psicoestimulante aprobado para el tratamiento de trastorno por déficit de atención con hiperactividad, la segunda parte de la prueba se realizó bajo los efectos del MFD. El segundo grupo no había sido diagnosticado con el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad y actuó como grupo de control.

Con esta investigación se trataba de determinar si la medicación era eficaz y además se pretendía contar con una nueva herramienta para poder diagnosticar el TDAH. Se lograron constatar diferencias significativas entre ambos grupos, se pudo establecer una correlación directa entre el trastorno y la incapacidad de reprimir un movimiento ocular en la anticipación de los estímulos visuales. Parece ser que además, la medicación era efectiva ya que en los pacientes que realizaron la prueba bajo sus efectos, los movimientos oculares involuntarios se normalizaron.

Esta prueba se considera accesible y asequible, es un marcador fisiológico, una herramienta de gran valor para poder diagnosticar con precisión el TDAH, ya no será necesario utilizar las pruebas que hasta ahora se realizaban y que arrojaban un porcentaje significativo de error. Ahora los expertos están inmersos en nuevas investigaciones para explorar más a fondo las aplicaciones y posibilidades que tiene la nueva prueba ocular. Como decíamos, el diagnóstico se puede trasladar a los niños y determinar con precisión la presencia del trastorno. Podéis conocer todos los detalles del estudio a través de este artículo publicado en la página de la Universidad de Tel Aviv.

Foto | Popofatticus

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...